ARCHIVADO EN:

Los artistas actuales saben que ya no vale una simple canción para triunfar. Saben utilizar los métodos más novedosos y originales para promocionar su música, se las ingenian para sorprender a su público de las maneras más extravagantes. Este miércoles aparecía un extraño anuncio a página completa en el diario El País. Encima de un fondo verde rezaba F*cking Money Man y firmaba Rosalía, además de una fecha "Hoy a las 18:00 pm". Esta era la hora en la que la cantante más internacional de España estrenaría su último single. 

ANTES QUERÍA GANAR DINERO Y AHORA YA NO

Este variopinto estreno oculta dos canciones en una. La primera de F*cking Money Man se trata de una rumba catalana en la que vemos una versión juvenil e inexperta de Rosalía. La cantante aparece en un talent show y pide dinero a montones, en la segunda una Rosalía mucho más melancólica que llora los efectos que ha tenido este en su vida: "Un día quieres ser millonaria y al día siguiente quemarlo todo. En realidad, ¿Cuánto importa el dinero? Me parece tan puro buscarlo como renegar de él y creo que todos hemos sentido amor-odio hacia el dinero alguna vez". Una metáfora que tendría que ver con su experiencia personal, la cantante se presentó a diversos concursos en busca de la fama, cantando lo que estaba de moda y hasta que no se atrevió a hacer lo que realmente le gustaba no triunfó.

La joven catalana también se ha visto envuelta en polémicas por el exagerado precio que tienen sus actuaciones, el alcalde de la localidad pucelana, Óscar Puente, publicó en Twitter que la artista catalana reclamaba medio millón de euros por concierto, cifra que la cantante desmintió. 

 

 

AMOR Y ODIO POR PARTE DE SUS FANS

El hecho de que Rosalía haya lanzado una canción en catalán ha generado críticas y elogios a partes iguales. Muchos han recriminado que la cantante decida sacar un single en una lengua tan polémica, y otros han agradecido la visibilidad que esta aporta a la cultura catalana.