La voz de Emily Zamourka, una sintecho de Los Ángeles, se ha vuelto viral en pocos días. Mientras esta merodeaba por los pasillos del metro de la ciudad americana, cantando con una voz prodigiosa O mio babbino caro, de Puccini, un oficial de policía se detuvo a grabar su talento. Tras mostrarlo a sus compañeros de profesión decidió publicarlo en sus redes sociales y en pocas horas ya ocupaba titulares de todo el mundo. 

La voz de la mujer cautivó a miles de usuarios e hizo que diversos medios de California se lanzaran en su búsqueda para conocer su historia. Resultó ser una mujer de 52 años nacida en Rusia, que se mudó a los Estados Unidos con el sueño de ser cantante. El destino le hizo vivir en la calle después de que le robaran su violín, de 10.000 dólares, que tocaba ante los transeúntes para sobrevivir: "Fue entonces cuando me quedé sin hogar. Cuando realmente no pude ya pagar ninguna de mis facturas ni mi renta", explicó a diversos medios locales de Los Ángeles.

UN GOLPE DE SUERTE

Su historia ha tocado la fibra sensible de muchas personas, pero sobre todo ha emocionado al productor musical nominado a un Grammy, Joel Diamond. Este le ha ofrecido un contrato discográfico y un gran plan. Le ha prometido crear un "gran éxito discográfico para la soprano del metro con una fusión de música clásica y música dance". El acuerdo incluiría la grabación de un disco titulado Paradise, aunque todavía no está claro si la cantante aceptará la oferta. 

Desde que su voz circuló por las redes sociales no le han dejado de salir proyectos. La talentosa sintecho tiene previsto cantar el próximo sábado en la inauguración de un evento dedicado a la herencia italiana en Los Ángeles. Además, dos campañas de GoFundMe han recaudado decenas de miles de dólares para ayudarla con sus problemas financieros.