Gerard Piqué tiene intrigados a sus seguidores en las redes sociales. Desde hace varias semanas, el defensa azulgrana comparte autofotos (selfies) con una expresión seria, sin mostrar ninguna emoción. 

En el salón de su casa, en la montaña, en el avión o rodeado de sus amigos y compañeros de plantilla, el catalán sigue compartiendo el mismo posado a la legión de usuarios de Instagram que le siguen (19 millones de personas). 

SUS SEGUIDORES, INTRIGADOS

Este jueves, el futoblista ha añadido una novedad a sus particulares selfies. Sus dos hijos, Milán y Sasha, le acompañan en la imagen. Algunos seguidores muestran su intriga haciéndose preguntas en su perfil. 

Pocos saben qué se esconde tras este juego del defensa culé. Quizá es una broma con su mujer, la cantante Shakira, o tal vez se trata de un desafío de sus compañeros de equipo. El misterio sigue...

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.