Con un año de retraso, Tokio acogerá del 23 de julio al 8 de agosto sus Juegos Olímpicos. Por decisión de las autoridades niponas, que temen posibles rebrotes de covid-19, todas las competiciones se harán sin público extranjero. La ceremonia de inauguración también está en el punto de mira aunque algo está ya garantizado: los atletas cumplirán con la tradición y desfilarán con sus respectivas delegaciones olímpicas. En el caso de la española, ya está decidido quién portará la bandera. Y no será un deportista, sino dos: Mireia Belmonte y Saúl Craviotto, ambos catalanes.

La nadadora de Badalona será la abanderada de España junto al piragüista ilerdense. Así lo ha comunicado este miércoles Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), después de que la decisión fuese aprobada por la Junta de Federaciones Olímpicas. Además, esta será la primera vez que dos atletas lleven la insignia en el desfile. Antes no estaba permitido, pero para esta vez (y próximas ocasiones) el Comité Olímpico Internacional (COI) ha cambiado la norma para que sean un hombre y una mujer los que hagan juntos de abanderados. En sus redes sociales, Belmonte lo ha celebrado con emoción.

Mireia Belmonte y Saúl Craviotto serán los abanderados de España en los Juegos Olímpicos de Tokio / COMITÉ OLÍMPICO ESPAÑOL
Mireia Belmonte y Saúl Craviotto serán los abanderados de España en los Juegos Olímpicos de Tokio / COE

"Muy orgullosa de poder llevar la bandera de España junto a Saúl Craviotto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Para mí es todo un honor, un privilegio y un sueño cumplido. Agradecer también a todos los que nos han elegido para representar al resto de deportistas españoles. Un día que sin duda recordaré toda mi vida", ha escrito en su Instagram la campeona olímpica de 200 metros mariposa.

RENUNCIA AL EUROPEO DE BUDAPEST

La noticia de su elección como abanderada ha coincidido con la renuncia de Mireia Belmonte a los Campeonatos de Europa de Natación, que esta semana se celebran en Budapest.

La badalonesa ha explicado, en el acto en el que ha sido nombrada para portar la bandera, que se trata de una medida preventiva "para no dar pasos atrás" en la recuperación de su lesión de hombro. A pesar de sentir una mejora, Belmonte ha señalado que se reserva "para competir al máximo nivel" en próximas competiciones internacionales.

Belmonte ya tiene mínimas para 800 y 1.500 metros libres en los Juegos Olímpicos de Tokio. Ahora quiere luchar para obtener las mínimas en mariposa y las pruebas de fondo de crol, ha contado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.