ARCHIVADO EN:

El pasado 2 de junio la reconocida cantante de pop y country, Miley Cyrus, fue víctima de un inesperado ataque en Barcelona. Era una de las cantantes estrella del Primavera Sound. La artista estadounidense fue acogida con los brazos abiertos por los ciudadanos de Barcelona. Muchos de sus seguidores hicieron lo posible para verla de cerca, pedirle un autógrafo o sacarle una foto. Las cuentas de fans de la artista consiguieron adivinar el hotel en el que esta se alojaba y no dudaron en esperarla fuera para mostrarle todo su apoyo. 

Miley se mostró encantada de recibir el cariño de sus seguidores, hasta que uno de ellos se propasó y terminó agrediéndola. Emocionado por ver a su ídola en su ciudad, uno de sus fans la cogió del cabello e intentó darle un beso, sin su consentimiento. La joven cantante, que acumula más de 94 millones de seguidores en su perfil de Instagram, reaccionó asustada a tal acoso. 

UN MENSAJE CONTUNDENTE

La reacción ha tardado en llegar, pero ha sido contundente. Miley ha publicado un tweet en el que se ha mostrado totalmente en contra de este tipo de acciones. "Ella puede vestir como quiera. Ella puede ser virgen. Ella puede acostarse con cinco personas diferentes. Ella puede estar con su marido. Ella puede estar con su novia. Ella se puede desnudar. NADIE PUEDE cogerla sin su consentimiento. #DontFuckWithMyFreedom", ha dicho la cantante en su perfil. 

 

 

Este mensaje no solo trata de defender la integridad y la libertad de las mujeres, Miley Cyrus ha querido promocionar su nuevo EP, llamado She is coming y la sudadera que acaba de diseñar con Marc Jacobs que lleva el hashtag #DontFuckWithMyFreedom