ARCHIVADO EN:

Las empresas de textil ya trabajan en cómo serán los establecimientos de ropa tras el desconfinamiento en la ciudad. El sector teme perder hasta un 40% de la facturación este año por la crisis del coronavirus.

Una de las preguntas que más debate ha originado es qué pasará con las prendas que los clientes se prueben en el establecimiento y luego no compren. Varias cadenas de moda, como Mango, han optado por desinfectar las piezas para asegurarse que no hay restos del virus en ellas.

REFUERZO DE LIMPIEZA

Decenas de empresas estudian opciones como someter las prendas de los locales a tratamientos descontaminantes con luz ultravioleta para que los clientes puedan comprar con total normalidad. El plan que tiene la empresa capitaneada por Isak Andic comenzará antes de que abren las tiendas.

La cadena de moda limpiará con productos desinfectantes todos los comercios antes de abrir. Una vez hayan subido la persiana, se reforzará el equipo de limpieza, en los ascensores sólo podrán subir dos personas a la vez y se retirarán todos los productos que hasta ahora se podían probar como las colonias.

MASCARILLA OBLIGATORIA PARA LOS TRABAJADORES

Antes de acceder a los establecimientos de Mango la empresa facilitará gel desinfectante y guantes. Los empleados de la compañía, por su parte, llevarán mascarillas. El aforo estará limitado y la entrada a las tiendas se hará con una distancia de entre 10 y 20 metros entre cliente y cliente.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.