Un regalo clásico para muchos en Navidad es sin duda la bisutería y las joyas. Pulseras, broches, relojes, collares de perlas o por qué no, sortijas de compromiso, son presentes atemporales con los que agasajar a un ser querido.

En cualquier centro comercial que se preste es sencillo encontrar estos artículos. Sin embargo, hay piezas únicas, antiguas o talladas a mano que no pueden encontrarse en estos comercios. Para quien busca una joyería con un trato más personalizado y un regalo diferente a la fabricación en cadena, estas son algunas de las mejores opciones de Barcelona.

PIACCI ARGENT

En el barrio de Sant Andreu, en la calle del Comerç 3, se encuentra Piacci Argent. En sus mostradores es posible encontrar una amplia variedad de joyas, colgantes, pendientes y todo tipo de accesorios que sus maestros joyeros se encargarán de grabarlas con dibujos o por mensajes completamente personalizados. 

Además, también cuenta con una tienda online en la que poder encontrar todos sus productos. Durante la Navidad, y a consecuencia de la gran popularidad con la que cuenta el espacio en Barcelona, es habitual la presencia de diferentes grupos de personas que acuden a este lugar en busca de la mejor pieza para regalar en esta época del año.

PIA BARCELONA

Pia Barcelona se sitúa en el barrio de Gràcia, en la calle Verdi 3. Abrió sus puertas en el año 2000 y, desde entonces, rápidamente se convirtió en uno de los mejores ateliers de joyas que se pueden encontrar en la ciudad de Barcelona. Una de sus principales características es la esencia vintage que respira el espacio, con todas las piezas imprimidas sobre un estilo bohemio muy característico. 

Todas sus creaciones están elaboradas en plata y en oro y la mayoría de ellas se pueden personalizar con un detalle personal sin ningún inconveniente. Además, la tienda patrocina a diferentes proyectos sociales repartidos a lo largo de todo el mundo que tienen como objetivo luchar por conseguir un mundo más justo. 

TASS JOIES

Tass Joies es uno de los iconos de Barcelona en lo relacionado con la especialización en la alta joyería. En el año 2016 le fue otorgado el Premio al Mejor Joyero Artesano, distinción otorgada por la Escuela de Joyería de Barcelona. 

Inaugurada en el año 1994, se encuentra situada en el número 99 de la calle Sants. Todas sus creaciones se pueden personalizar con todo tipo de dibujos y frases. En la calidad de las mismas se encuentra una de las razones al por qué de su gran éxito dentro del panorama nacional.