El festival Cruïlla ha concluido su décima edición con una asistencia brutal. Concretamente 77.000 personas han querido disfrutar del ambiente y los conciertos que ofrece este evento musical en Barcelona. Casi todos ellos pagaron entradas (nada baratas) para poder escuchar a los artistas que conformaban el cartel de este año, pero algunos han tenido el gran lujo de acudir gratis

 

 

UN BUEN CANAL PARA LA PUBLICIDAD DEL FESTIVAL

Todo el mundo sabe que los influencers son un método de comunicación absolutamente efectivo. Se han convertido en un canal publicitario por el que apuestan las marcas que quieren llegar al mayor número de clientes. A través de explicaciones, recomendaciones, fotografías ideales o insta stories, los instagramers, youtubers o bloggers promocionan el producto que pactan con las firmas, a cambio de una gran suma de dinero

Como en todos los festivales, marcas de todo tipo han querido asistir al Cruïlla para estar presentes y darse a conocer. También muchas de ellas han contado con embajadores de nivel: influencers que han acudido al festival de su mano y se han encargado de promocionar todos sus beneficios. Aretha la Galleta, Sosann, Alba Miró, Hola Cuore o Albert Belmonte han sido algunos de los privilegiados en entrar al recinto con la pulsera vip.

 

 

VARIAS MANERAS DE DISFRUTAR

Durante estos días se han dejado ver las pequeñas atracciones que las marcas habían montado en el Fòrum de Barcelona. Repasando su maquillaje, poniendo a punto su peinado, probando las gafas de realidad virtual o admirando piezas de ropa, así han disfrutado de su tiempo los influencers entre concierto y concierto. Pero también han escuchado a sus grupos preferidos, aunque algunos de ellos como Alba Miró prefirieron hacerlo desde la zona vip, libre de aglomeraciones y empujones, con una copa de champagne Veuve Clicquot. Otros como Hola Cuore o Aretha la Galleta disfrutaron de las actuaciones de Foals y Love of Lesbian como dos groupies más. 

 

 

Tanto las marcas como el propio festival, que también se encargó de invitar a un buen puñado de influencers, saben los beneficios que tiene la presencia de este tipo de famosos en los eventos. Gracias al contenido que han ido subiendo día a día en sus redes sociales conseguirán que el número de asistentes vaya en aumento cada año. Los seguidores de los influencers captan la esencia del festival, el ambiente que se vive en él y la calidad del cartel a través de las pantallas e inmediatamente tienen ganas de vivir lo mismo que sus ídolos de las redes sociales