ARCHIVADO EN:

Los influencers no son solo expositores para las marcas, muchas veces nos sorprenden y nos dan una lección de humildad y valores como la copa de un pino. La semana pasada el mismísimo Ministerio de Sanidad pedía ayuda a Dulceida, la reina de Instagram, para que se dirigiese a sus seguidores y les pidiera que se quedaran en casa. También la modelo italiana Antonia Dell'Atte ha querido aparecer por sus redes sociales para lanzar un mensaje contundente sobre la lucha contra el coronavirus vestida de superheroína. 

Ahora ya son otras creadoras de contenido las que han vencido al miedo y se han puesto manos a la obra para ayudar al sistema sanitario. Gemma Marín, Carla Barber y Ángela Rozas, tres instagramers con cientos de miles de seguidores, han vuelto a ejercer como sanitarias

UNA INSTAGRAMER CONTAGIADA POR COVID-19

La primera en hacerlo fue Rozas, más conocida como Madame de Rosa –apodo que la hizo famosa en las redes sociales–. La influencer decidió volver a trabajar como enfermera en un hospital madrileño. En un vídeo de Instagram TV argumentó a sus seguidores la necesidad que tenía de "aportar su granito de arena", pero tras unos días trabajando hoy ha anunciado una triste noticia: ha dado positivo en Covid-19

La instagramer, notablemente afectada por la noticia, ha expresado sus sentimientos. Madame de Rosa ha explicado lo "abatida" que se siente, y ha confesado el miedo que tiene de haber podido contagiar a su hijo pequeño, Romeo. Tras unos momentos de tristeza, la enfermera que acumula 600.000 seguidores en la red social, ha asegurado que espera recuperarse pronto para seguir ayudando en el sector sanitario. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No os preocupéis estoy bien y saldré pronto para seguir luchando en esta batalla. Os quiero ❤️

Una publicación compartida de Ángela Rozas Saiz (@madamederosa) el

AFRONTAN SUS MIEDOS

Otra de las influencers que ha tomado vencido al temor y ha comenzado a trabajar como enfermera en Gemma Marín, una mom instagramer que cuenta con más de 298.000 seguidores en Instagram. Esta anunció la noticia con un alentador texto: "Llevo muchos días sin poder dormir, y algo dentro de mí me dice que tengo la responsabilidad de cómo sea aportar mi granito de arena, son tantas las veces que la vida me ha ayudado, y tanto lo que me ha dado, que no puedo quedarme en casa cuando el mundo pide a gritos sanitarios".

La bailarina y actriz también argumentaba los miedos que sentía al embarcarse en esta peligrosa situación: "Sé que para mucha gente será una locura teniendo dos hijas pequeñas, pero gracias a dios tengo una familia que me apoya y ellas siempre estarán bien atendidas, y en cuanto al miedo a contagiarlas, claro que lo tengo, pero eso va a hacer que extreme al máximo las medidas de seguridad. No es época de miedos, es tiempo de responsabilidad y empatía, juntos acabaremos con esto, y cuando acabe seremos más fuertes". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Llevo muchos días sin poder dormir, y algo dentro de mi me dice que tengo la responsabilidad de cómo sea aportar mi granito de arena, son tantas las veces que la vida me ha ayudado, y tanto lo que me ha dado, que no puedo quedarme en casa cuando el mundo pide a gritos sanitarios... ayer mandé mi curriculum de enfermera a todos los hospitales que batallan contra el Covid-19 y que necesitaban enfermeras avisando que hace 10 años que no toco un hospital, esta mañana me llamaban para incorporarme hoy mismo, lo cual me ha confirmado lo acertado de mi decisión... Se que para mucha gente será una locura teniendo dos hijas pequeñas, pero gracias a dios tengo una familia que me apoya y ellas siempre estarán bien atendídas, y en cuanto al miedo a contagiarlas, claro que lo tengo, pero eso va hacer que extreme al máximo las medidas de seguridad. No es época de miedos, es tiempo de responsabilidad y empatía, juntos acabaremos con esto, y cuando acabe seremos más fuertes. . . I havent been able to sleep for many days, and something inside me was telling me that I had the responsibility, I had to contribute , there are so many times that life has helped me, and so much that life has given me, that I cannot stay At home when the world is crying out for health ... yesterday I sent my nursing resume to all the hospitals that fight against Covid-19 and that they needed nurses warning them that I haven’t work as a nurse in the last 10 years. This morning they called me to offer me a position in a hospital , which has confirmed my decision ... I know that for many people will think I am crazy having two young daughters, but thank God I have a family that supports me and Alex and Daniela will always be in great hands. And as for the fear of infecting them, of course I have it, but that will make me extreme the security measures. It is not a time of fear, it is a time of responsibility and empathy, together we will end this, and when it ends we will be stronger. . . #enfermera #nurse #letswork #covid #covid19spain #covid19madrid #spain

Una publicación compartida de Gemma Marin (@gemma_marin) el

Carla Barber, una de las cirujanas plásticas más reconocidas y con más seguidores en Instagram, concretamente 339.000, fue una de las más criticadas en las redes por no ejercer como médico cuando todo empezó. Tras un aluvión de críticas, la joven doctora aseguró estar enviando currículos para poder ayudar. Finalmente, su insistencia dio resultado y anunció su colaboración en un hospital. 

Tras unos días trabajando como voluntaria en uno de los centros hospitalarios con más contagiados por coronavirus, la cirujana quiso dirigirse a sus followers para mandar un mensaje de ánimo: "Hoy me han enseñado cómo funciona todo y me han orientado un poco en lo que serán mis funciones aquí. Me parece tan raro volver a trabajar como médico en un hospital después de cinco años... Jamás pensé que volvería a hacerlo. Vamos a acabar con este bicho juntos, ganaremos, estoy segura". 

Todavía son muchos los influencers que no se han lanzado a la piscina para desarrollar lo que aprendieron en sus carreras de medicina o enfermería. Las redes están siendo especialmente duras con ellos, no les permiten que se queden en casa y les alientan para que superen el temor y ayuden, como tantos otros profesionales sanitarios, a extinguir la pandemia.