La playa de la Barceloneta ha sido uno de los lugares que se han puesto en el punto de mira de los medios desde que comenzó la desescalada. Las primeras imágenes que se filtraron sobre las salidas en la costa catalana dejaron mucho que desear sobre el comportamiento de la sociedad barcelonesa, por eso muchos programas siguen al acecho para capturar las mejores imágenes de aglomeraciones e inclumplimiento de la ley en la costa catalana. 

El programa de La Sexta, Al Rojo Vivo, presentado por el periodista Antonio García Ferreras, lleva toda la crisis sanitaria siendo líder de audiencia informando sobre la actualidad de la crisis sanitaria del Covid-19. Durante tres horas de programación, el formato se las ingenia para encontrar las imágenes más sorprendentes en las principales ciudades de España, pero a veces el ansia de audiencia puede llevar a difundir fake news, que es lo que pasó en el programa el pasado viernes. 

UNA CONEXIÓN SURREALISTA

El 22 de mayo fue un día decisivo para el país. El ejecutivo central decidía si Castilla y León, Madrid y Cataluña pasaban a la fase 1 de la desescalada. Es por eso que el presentador quiso conectar de forma urgente con la playa de la Barceloneta para ver si la capital catalana merecía pasar de fase o no según su comportamiento. 

Al filo de las dos de la tarde, Ferreras conectaba con una reportera por unas "imágenes preocupantes" que se estaban produciendo en la costa barcelonesa. “En la Barceloneta algunos deben de pensar que están en fase 15 porque se están bañando”, introducía el conductor, pero las imágenes mostraban lo contrario. 

La periodista de 'Al Rojo Vivo' realizando la conexión en directo en la playa de la Barceloneta / ATRESMEDIA
La periodista de 'Al Rojo Vivo' realizando la conexión en directo en la playa de la Barceloneta / ATRESMEDIA

LAS IMÁGENES HABLAN POR SI MISMAS

La periodista Dayana García aseguraba que había “alguna conducta inapropiada” en la playa de la capital catalana. “No se guarda la distancia de seguridad", "se bañan los menores", "las personas forman corrillos en la arena" y "algunos toman el sol con su sombrilla", fueron algunas de las descripciones que emitió mientras que la cámara grababa una playa de la Barceloneta prácticamente desértica. “Ahora mismo no hay nadie dándose un chapuzón, pero hace unos minutos había gente bañándose y no se puede”, intentaba salvar la reportera, a sabiendas de que lo que contaba no era coherente. 

Como era de esperar, las redes sociales se incendiaron tras la conexión. Los internautas criticaron la falta de profesionalidad y de ética periodística del programa de Atresmedia y viralizaron el vídeo de un espectador que no daba crédito a lo que estaba viendo en su pantalla. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.