Jaume Asens no es uno de los políticos que prestan mucha atención a su imagen, su estilo suele ser casual y discreto. Al igual que sus compañeros de partido no invierte su tiempo en completar un look a la moda. Por eso, vestirse para una ocasión especial, supone todo un reto para el político

El diputado de En Comú Podem ha acudido esta misma mañana al Palacio de la Zarzuela, en el marco de la ronda de consultas que el rey Felipe VI realiza con los dirigentes de los partidos políticos con representación parlamentaria para designar candidato a la investidura, que se va a prolongar hasta hoy jueves. 

ARREGLADO PERO INFORMAL

Aunque el partido de Ada Colau se muestre contrario a la monarquía, parece ser que Jaume Asens se ha querido arreglar y mostrar una imagen un tanto más formal que la que habitualmente lleva para su encuentro con el Rey. El diputado ha abierto su armario y se ha enfundado en un traje gris marengo con pequeños toques jaspeados que le aportan un aire desenfadado, una camisa básica azul cielo que realza su tez morena y unos zapatos negros con hebillas un tanto pasados de moda, pero aceptables dentro de las normas estilísticas. 

Pero un detalle de su conjunto ha conseguido arruinar su anodino y correcto look. Jaume Asens, ni corto ni perezoso, se ha atrevido a ponerse una enorme corbata en color mostaza con pequeños detalles azulados que han dejado estupefactos a todos los que han dedicado un minuto de su tiempo en fijarse en su vestimenta. Este detalle ha sorprendido a todos los presentes y ha sido bastante comentado durante su visita al Rey. 

 

Jaume Asens luciendo su estrafalaria corbata en el Congreso de los Diputados / CONGRESO
Jaume Asens luciendo su estrafalaria corbata en el Congreso de los Diputados / CONGRESO

 

UNA VESTIMENTA DESUBICADA Y FATÍDICA

El amarillo mostaza fue uno de los colores que estuvieron más de moda la temporada pasada, pero tal como afirma el protocolo de la Casa Real, no es adecuado para acudir a una cita de estas características. La corbata de la discordia no entra dentro de los parámetros que acepta la monarquía española, ni mucho menos los grandes magnates de la moda, que, sin duda, le recomendarían al diputado de En Comú Podem que optase por una del estilo slim, que le restaría seriedad y de un color neutro, sin detalles que solo sirven para ponerlo en ridículo y expresar una actitud inexperta y dudosa.