ARCHIVADO EN:

Australia arde. El país está viviendo uno de sus peores momentos al verse arrasado por incendios incontrolables. Estos han consumido más de 10 millones de acres y han destruido 1.400 hogares hasta el momento, pero lo peor son las pérdidas vitales que el fuego va dejando a su paso. Durante estos desastres naturales han muerto varias personas y millones de animales han perdido la vida

Durante todo el tiempo que lleva quemándose uno de los pulmones más importantes del planeta tierra, millones de personas han volcado sus esfuerzos, tanto económicos como físicos, para erradicar los incendios de una vez por todas. La modelo Kaylen Ward, de 20 años de edad, ha aprovechado sus 297.000 seguidores en Twitter para promover una acción por la causa. 

700.000 DÓLARES PARA LA CAUSA

La joven publicó en su perfil en la red social: “Estoy enviando desnudos a cada persona que done, por lo menos, 10 dólares a cualquiera de estos eventos de recaudación de fondos para los incendios forestales en Australia”. “10 dólares donados equivalen a una fotografía de un desnudo mío en tu DM. Debes enviarme la confirmación de la donación”, agregó.

En su mensaje inicial, Ward, que es especialista en la venta de nudes en el mercado de adultos Only Fans, publicó una serie de enlaces en los que la gente podía hacer donaciones. Para comprobar la veracidad de los actos, los interesados debían mandarle una captura de pantalla de la donación para recibir la fotografía deseada. Por el momento, la modelo logró recaudar más de 700.000 dólares en tan solo dos días. 

TWITTER Y LOS HATERS EN SU CONTRA

Aunque su propuesta fue un éxito que obtuvo más de 70.000 retuits y unos 164.000 likes, las políticas de seguridad de la red social van en contra de este tipo de actos y por eso su cuenta fue cancelada.

También han habido personas a las que no les ha hecho demasiada gracia que Ward consiga donaciones con fotos de su cuerpo desnudo, ante ello, la joven ha querido defenderse apelando a la necesidad de actuación y el respecto: “A cualquiera que tenga algo negativo que decir sobre la forma en que estoy recaudando dinero, le preguntaría qué ha hecho para ayudar y si tiene una solución alternativa que resulte ser igual o más efectiva. No creo que las personas o los animales se quejen de donde viene el dinero”.