ARCHIVADO EN:

El teatro Club Capitol, situado en la Rambla de Barcelona y donde Pepe Rubianes pasó muchas temporadas pisando el escenario, cierra definitivamente sus puertas y se despide este domingo a través de las redes sociales con diferentes vídeos en los que se le rinde homenaje.

El pasado mes de diciembre, el Grupo Balañá, que gestionaba la sala desde el año 1962, ya hizo público que cuando finalizara la temporada el telón bajaría definitivamente, porque el propietario del local no quería prorrogar el arrendamiento. En un principio, se pensó que al finalizar la temporada se celebraría una fiesta, pero debido a la pandemia de coronavirus la despedida se lleva a cabo este domingo en las redes sociales.

MUCHAS CARAS CONOCIDAS

A través de un vídeo realizado por Grupo Balañá, diferentes artistas como Jose Corbacho, Goyo Jiménez, Carlos Latre, Mag Lari o Quim Masferrer han rememorado los momentos pasados en su escenario.

Corbacho reconoce que no le gusta nada participar en el vídeo porque significa que el Capitol cierra puertas y asevera que la sala "era como un refugio, un lugar al que acudías y podías encontrar buen humor, buena comedia, buenos amigos, gente que ama el teatro tanto como yo", mientras que Carlos Latre recuerda la primera vez que allí vio actuar a Rubianes y cómo tres lustros después fue él quien recibió los aplausos del respetable.

Joan Pera y su hijo Roger son otros de los que se han sumado a la despedida del Capitol, al que califican de "teatro popular", y el Mag Lari señala que fue allí donde empezó profesionalmente su carrera.

Jordi Millán, de La Cubana, muestra su pesar por el cierre, y la actriz Meritxell Huertas remarca que la última función fue el día 12 de marzo con Monólogos de la vagina, que interpretaba, antes de declararse el estado de alarma por el coronavirus.

CASI 100 AÑOS DE EXISTENCIA

La sala fue inaugurada el 23 de septiembre de 1926 como cine, conocido popularmente como Can Pistolas, por el tipo de programación que ofrecía, y fue en 1990 cuando inició su transformación para acoger dos salas y La Cubana representó su gran éxito, Cómeme el Coco Negro.

Tras volver a proyectar cine durante un tiempo, en 1997 se reabrió la sala 1 como teatro con el espectáculo de Pepe Rubianes, Rubianes solamente, que permaneció en cartel hasta 2008, por lo que esa sala llevaba hasta hoy su nombre.

En 1998 abrió la sala 2 como espacio teatral, con una programación basada principalmente en monólogos, cómicos, y comedias de pequeño formato. Durante los últimos 20 años, en estas dos salas se han representado unas 14.000 funciones de unos 379 espectáculos, que han sumado más de 2,7 millones de espectadores.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.