Mirar las estrellas durante horas es uno de los planes más mágicos y románticos, las películas siempre muestran a sus personajes haciéndolo y nosotros nos derretimos al ver esas escenas. Todos hemos soñado con sentirnos como los protagonistas de Lalaland, pasear bajo las constelaciones trazando un agradable paseo, encontrar la Osa mayor, Orión o Casiopea y alegrarnos por descubrirlas entre tantas estrellas. 

GIF by La La Land

Quizás sea por la contaminación que no nos permite ver las estrellas, la falta de tiempo o la escasez de conocimientos astronómicos no solemos pararnos a mirar la auténtica maravilla que tenemos sobre nuestras cabezas. Se ha perdido la práctica astronómica, muchos no saben ni el nombre de las constelaciones más conocidas y seguramente no les den la importancia que merecen. 

El observatorio Fabra abre sus puertas para que contemplemos el cielo de Barcelona desde un punto privilegiado de la sierra de Collserola. Este edificio modernista que fue inaugurado en 1904 nos ofrece la posibilidad de volver a disfrutar de la astronomía. El cuarto observatorio más antiguo del mundo está equipado con todo tipo de instrumentos que facilitan una visión mucho más clara del cielo nocturno.

Todas las tardes de los viernes y los sábados, desde enero hasta principios de junio, el emblemático recinto del Observatorio Fabra acogerá sesiones de astronomía a cargo de expertos. Estas incluirán una visita guiada a varios espacios de este equipamiento científico, unas vistas espectaculares desde el exterior de la cúpula y la observación de algún astro a través de su telescopio. Cada sesión tiene prevista la observación de un planeta o un asteroide, a parte de todas las figuras que se puedan visualizar ese día en el cielo.

Las visitas tienen un precio bastante asequible, 15 euros el viernes y 25 los sábados. Sí te han entrado ganas de disfrutar de una de las actividades más especiales y diferenciadas que nos ofrece Barcelona no te lo pienses dos veces y reserva tus entradas.