Los científicos españoles del Centro de Investigación Biomédica en Red de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) confirman mayor longevidad asociada al consumo de café. Otro bulo que cae, ya que finalmente se ha descubierto que el café no es tan perjudicial para la salud como se creía.

Tras estudiar un total de 20.000 voluntarios, graduados universitarios de toda España, durante una media de 10 años. El estudio constató que, a igual edad y de muchos otros factores relevantes, consumir café habitualmente se asociaba significativamente a una menor mortalidad. El efecto se observó tanto con el café con cafeína como con el descafeinado, soluble o de máquina.

El estudio señala que la protección era más fuerte en personas con 55 o más años, y mostraba una clara tendencia en el rango de consumo de entre 1 y 6 tazas al día. Adela Navarro, cardióloga del Sistema Navarro de Salud, autora líder del estudio, afirma que “ya habíamos encontrado antes que no existían a largo plazo esos supuestos riesgos de hipertensión arterial que se venían achacando al café”.

Un aspecto novedoso de la investigación “Seguimiento Universidad de Navarra” (SUN) es que los beneficios se mantenían incluso con consumos de 4-6 tazas de café al día y estaban especialmente presentes en las personas más mayores, donde la mortalidad está causada fundamentalmente por enfermedades crónicas. Cada vez queda más claro: a más café, menor mortalidad total.

Este efecto no se explica por un solo componente, ya que el café es una mezcla compleja de sustancias y entre ellas muchas tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, parece lógico pensar que actúen en sinergia.

“Este estudio, y otros con similares resultados que se están publicando, hará quedarse contentos amantes del café. Los datos son sólidos y se conocen ya a ciencia cierta”, concluye Miguel A. Martínez-González, investigador principal de la SUN. Ya sabéis, coffee lovers, vía libre con el café.