La industria del videojuego recauda en España el doble de dinero que el taquillaje de las películas de cine y los eSports -las competiciones de videojuegos- crecen exponencialmente, especialmente entre los más jóvenes.

Con este panorama tan halagueño, desde este miércoles se celebra el Gamelab, el congreso internacional de videojuegos y ocio interactivo de Barcelona, que se celebra en el Hotel Torre Hesperia y en el que participan algunos de los creadores o actores principales de esta industria.

Gamelab, que este año vive su edición número 13, es ya la feria europea más importante del mundo del videojuego y referencia a nivel internacional y cuenta con la participación de los creadores de títulos tan exitosos como The Last Guardian, Clash Royale y Clash of Clans, Max Payne o el mítico Ultima Online.

El éxito de esta industria está provocando que las competiciones entre los mejores jugadores sean seguidas por un gran público y que ya se retransmitan por las televisiones. “Las cadenas de televisión están estudiando de qué manera van a incorporar los eSports en sus parrillas de programación”, explicó Gonzo Suárez, cofundador de Gamelab, durante la presentación del congreso.

Durante los tres días que dura el Gamelab más de 40 ponentes que ofrecerán su peculiar visión del futuro de la industria, en el que entran en juego las nuevas plataformas y tecnologías, como la realidad virtual o los teléfonos móviles.

LAS CIFRAS CATALANAS

Las 120 empresas del sector de los videojuegos en Catalunya facturan anualmente 217 millones de euros, representando el 40% de la facturación de toda España, y emplean a 1.687 trabajadores de forma directa y a 1.300 de forma indirecta, según datos de Devicat, la Asociación de Desarrolladores y Editores de Videojuegos de Catalunya.

Según los datos presentados por Devicat en el marco de Gamelab, la previsión es que en 2019 el sector de los videojuegos en Catalunya supere los 600 millones de euros de facturación.

Devicat agrupa a Socialpoint, Omnidrone, Gamelab, Digital Legends, Ubisoft, King y Novorama, algunas de las principales empresas catalanas de videojuegos. Las empresas de Devicat han generado desde 2010 un volumen de negocio de 1 billón de dólares a nivel mundial y 650 millones de personas han descargado o comprado sus juegos.

El portavoz de Devicat, Jordi Sellas, ha explicado que "los videojuegos son buenos porque son una industria de alto valor añadido, exportadora, creadora de propiedad intelectual y con un paro negativo en cuanto al talento cualificado".

Según Sellas, los objetivos de futuro del sector en Catalunya son "pasar de ser empresas creadoras a generadoras de negocio y conseguir que las empresas crezcan y que no todas se vendan, sino que también sean compradoras".