Hay bares de Barcelona que nos hacen viajar. Algunos hasta el Polo Norte, otros hasta el un mundo de Harry Potter o de Alícia en el País de las Maravillas. Los hay que nos traslada a una capilla, a un escenario kitsch o nos adentra en un bosque. Son los bares frikis y con encanto de la ciudad que ofrecen una experiencia diferente más allá de tomar una copa y unas tapas. Aquí nuestra particular selección:

Pudding Barcelona

Dos locales, la misma esencia. The Pudding Bar y Pudding Coffee Shop envuelven al visitante en la magia de Harry Potter o en la instrospectiva de Alícia en el País de las Maravillas. Ambos locales se muestran como espacios familiares con actividades dirigidas a los más pequeños que comparten tarde con un público joven atraído por la decoración y los juegos de mesa. No hay que irse sin pedir una porción de pastel al gusto.
Dónde: The Pudding Bar en Pau Claris, 90 y Pudding Coffee Shop en Avinguda Diagonal, 515.

Interior del bar Pudding en Pau Claris
Barra con los pasteles y quiches que se ofrecen en el interior / Facebook Pudding Bar

Bharma

La serie Lost fue un éxito internacional. En 2010 se emitió el último capítulo que fue seguido por millones de espectadores de todo el mundo y aplaudido por muy pocos. Algunos de ellos se dieron cita en el Barhma, un local ambientado en aquella isla en la que nada era lo que parecía. En el interior de este bar se puede pedir la cerveza de la famosa ‘iniciativa Barhma’ junto a una muestra del avión estrellado, origen de la historia, incrustado en la pared.
Dónde: Pere IV, 93

Barra del bar Bharma
Barra del local iluminado por la decoración propia de la serie / Facebook Bharma

Ice Bar

Tomarse una copa a menos cinco grados. Esa es la propuesta de este bar situado a pie de playa en el que los visitantes se arman con anoraks al más puro estilo esquimal. Abierto desde noviembre de 2007, este local se ha convertido en clásico de la capital catalana, principalmente para el cliente turista que visita la ciudad en sus vacaciones y que quiere probar la experiencia polar para después, acabar en la terraza con vistas al mar.
Dónde: Paseo Maritimo de la Barceloneta 38 A

Clientes del Ice Bar / Facebook del Icebar
Clientes del Ice Bar / Facebook del Icebar

Dans le noir

Una experiencia culinaria en la oscuridad. Este restaurante de Barcelona ofrece la posibilidad de potenciar los sentidos del oído, del tacto y, sobre todo, del gusto con una propuesta inusual y diferente: degustar un menú y catar vinos sin ver absolutamente nada. Como peculiaridad, por si la oferta de por si no fuera suficiente, es que los guías son invidentes, convirtiéndose más que nunca en los ojos del comensal.
Dónde: Passeig de Picasso, 10


Así se vive la experiencia culinaria a ciegas / Vídeo de Zonaregalo.com en Youtube

Bar Vueling

En una de las céntricas calles de la ciudad, en la Gran Via de les Corts Catalanes, se encuentra el Hotel Vueling BCN by HC. El establecimiento, cuyas habitaciones están ambientadas en diferentes destinos de la aerolínea de origen catalán, también cuenta con un restaurante abierto al público de 18:00 a 23:00 horas. Un espacio en el que los comensales se sentirán como si cenarán en el interior de un avión pero, eso sí, con mucho más espacio, comodidades y atención.
Dónde: Gran Via de les Corts Catalanes, 550

Cuatro comensales en el restaurante del hotel Vueling / Facebook de Hotel Vueling ByHc
Cuatro comensales en el restaurante del hotel Vueling / Facebook de Hotel Vueling ByHc

La bolsa

En este bar de copas uno se convierte en un auténtico lobo de Wall Street. Una pantalla muestra los precios de la carta de destilados y licores que van variando en función de la cantidad de gente que visita el local… y que consume. Así, los clientes deben decidir cuándo abrir la billetera y pedir una copa más.
Dónde: Tuset, 17

Imagen de archivo de La bolsa / Facebook del local
Imagen de archivo de La bolsa / Facebook del local

La Chapelle

Es poner un pie en este local del Eixample y uno no sabe si pedir una copa o si santiguarse. Y es que La Chapelle escapa de todo convencionalismo decorando sus paredes con un sinfín de imágenes de la Vírgen, cruces, las típicas velas que se encienden en las iglesias y cuadros que muestran momentos bíblicos como la última cena. Toda una experiencia religiosa.
Dónde: Muntaner, 67

Fotografía del interior de La Chapelle / Giancarlo Capoccia en TripAdvidor
Fotografía del interior de La Chapelle / Giancarlo Capoccia en TripAdvidor

Bosc de les fades

Otro clásico de la ciudad abarrotado de turistas en el que, en muchas ocasiones, es difícil encontrar un sitio para pedir una copa. Escondido en una plaza junto a La Rambla, junto al Museo de Cera, por el que muchos pasan tras hacer un recorrido algo más cultural. En su interior, árboles y farolillos transportan al cliente a un auténtico bosque en el que la madera y la luz tenue conceden un lugar íntimo y diferente.
Dónde: Passatge de la Banca, 7


Bosc de les Fades from wax museum on Vimeo.

 

Sor Rita

El animal print, los tacones, las pelucas o las lámparas de Barbie son el ADN de este peculiar y alocado local en el que, como los propietarios aseguran, el cliente se siente como si viviera una escena de película a lo Pedro Almovódar. Un ambiente kitsch donde los haya en el que no faltan las copas y la música más petarda al ritmo de Rafaella Carrá, Marisol o Camilo Sesto.  
Dónde: Mercè, 27

big 22175928
La decoración kitsch de Sor Rita / Web de Sor Rita

La garrafa dels Beatles

Vitrinas con reliquias del grupo británico envuelven al cliente en un local que más que eso se podría considerar como un museo a pequeña escala de Los Beatles. Abierto por primera vez en 1976, la garrafa dels Beatles expone desde fotografías hasta recuerdos o merchandising de la banda que revolución al mundo con su música desde los 60 y que 50 años después, sigue siendo un gran reclamo. Como es evidente, no puede faltar la música, incluso en directo.
Dónde: Joan Güell, 150