Las golondrinas, el Tramvia Blau y... ¡el avión del Tibidabo! Barcelona recupera este fin de semana uno de sus símbolos más emblemáticos, especialmente para los ciudadanos de cierta edad. Tras pasar por el mecánico, el mítico avión del parque de atracciones volverá a volar este domingo. Atrás queda la hibernación forzosa, desde febrero pasado, en un hangar de Castellbisbal.

Después de 89 años dando vueltas de forma ininterrumpida, la restauración del avión no ha consistido en una simple capa de pintura (que también). Se le ha cambiado el fuselaje, potenciado la iluminación y substituido la vieja estructura de madera por otra de aluminio, mucho más práctica y duradera. También se ha reformado la instalación eléctrica, tapizado las sillas y pintado el exterior de un rojo brillante muy parecido al anterior. De hecho, podríamos jugar al juego de las siete diferencias, pero difícilmente las encontraríamos. 

La renovación del aparato ha ido acompañada de un fortalecimiento de la iluminación nocturna, ya que un sistema de focos alumbrará su recorrido cuando caiga la noche. Este domingo, el avión será "reinaugurado" por las autoridades municipales, pero no admitirá pasajeros hasta el siguiente fin de semana.

Inauguración del avión en 1928 / Tibidabo

EL PUENTE AÉREO DE LOS AÑOS 20

Inaugurado el 23 de septiembre de 1928, un día antes de las fiestas de la Mercè, el avión del Tibidabo es una réplica (prácticamente idéntica) de los aparatos que en los años 20 realizaban el puente aéreo entre Barcelona y Carabanchel (Madrid). Antes de pasar por el taller en febrero pasado, se calcula que el avión había recorrido el equivalente a 20 vueltas al mundo desde el inicio de su funcionamiento. 

A pesar de ser una atracción con casi 90 años de historia, todavía sigue seduciendo a los más pequeños. Solo en los últimos cinco años ha recibido cerca de medio millón de visitantes, realizado 47.000 viajes y dado más de 140.000 vueltas.