La ruta del Transiberiano, el Orient Express, la Ruta 66... y ahora, la Ruta de las Tapas de Sant Andreu. Con esta apuesta que combina cultura y gastronomía, los ejes comerciales del Distrito quieren recuperar una tradición de la que se están adueñando los turistas: ir a un bar y pedir una caña y una tapa. Toda una experiencia por menos de dos euros.

EL NÚMERO DE RESTAURADORES NO DEJA DE CRECER

Que la iniciativa cumpla su cuarta edición demuestra que ya se ha “consolidado”, en opinión del presidente de l'Eix Comercial de Sant Andreu, Pròsper Puig. Una consolidación, que, de hecho, sigue la buena senda. Solo respecto al año pasado, la oferta gastronómica ha aumentado un 30%. Un incremento que permite que del próximo 11 de mayo hasta el 30 de noviembre, 44 bares y restaurantes ofrezcan sus apuestas alimentarias, con la novedad que habrá una tapa de verano (del 11 de mayo al 27 de julio) y otra de invierno (del 7 de septiembre al 30 de noviembre). Por lo tanto, un total de hasta 88 tapas a elegir (y todas diferentes).

Las personas a las que les gustan los retos pueden conseguir la cartilla de todos los restaurantes e ir sellándola cada vez que visiten un establecimiento, como si del Camino de Santiago se tratara. Entre todos los que terminen la cartilla, se sortearán dos cenas para dos personas por valor de 70 euros en cualquier restaurante de la Ruta.

PROMOCIÓN DE LA GASTRONOMÍA DE PROXIMIDAD

La apuesta responde al “esfuerzo continuado de los ejes para mantener vivo el comercio y la restauración de proximidad”, ha señalado la regidora de Sant Andreu, Carmen Andrés, quien también ha querido reconocer la “buena idea” que tuvo el Gobierno anterior, impulsor de la Ruta. Sin embargo, mientras que el Distrito ayuda en hacer la difusión, son los restauradores y los ejes comerciales quienes dinamizan y coordinan la iniciativa. “Con esto no ganamos nada; solo lo hacemos para darnos a conocer”, explican desde las cocinas de los restaurantes. El objetivo es evidente: la promoción y el dinamismo de los barrios.

Tal como ha celebrado Puig, “ya hemos conseguido que la gente tenga en su imaginario que los jueves sean el 'día de la tapa'”. Si bien hay bastante rotación en el número de establecimientos que se apuntan, el presidente de l'Eix ha señalado que en el caso de Sant Andreu de Palomar “nuestros bares están muy contentos de hacerlo y repiten”. De hecho, esta zona es la que concentra más oferta gastronómica con hasta 17 bares y restaurantes. En el caso del la asociación Sagrera Activa, sus locales asociados se han incrementado de 4 a más de una decena en solo un año.

EL 'BUS DE LA TAPA'

Para difundir la idea entre residentes y turistas, la organización ha creado una página web en catalán, castellano e inglés, desde donde también se puede descargar la cartilla y el mapa de la IV edición. Además, este 2017 se suman dos novedades. Por un lado, se incorporarán establecimientos especializados en la gastronomía oriental, mientras que por el otro, las personas intolerantes al gluten no solo tendrán información de cuáles locales se ajustan a sus necesidades, sino que también podrán llamar por adelantado a cualquiera de ellos y encargar su tapa sin gluten. Y a falta de bus turístico por Sant Andreu, desde l'Eix lanzan una satírica sugerencia: que el bus del barri 126 pase a llamarse 'bus de la tapa'. Los jueves, el plan está asegurado: caña y tapa.