815 millones de personas sufren hambre a diario. Por primera vez en 15 años, la cifra ha aumentado debido al creciente número de conflictos armados y fenómenos climáticos extremos. Estos datos, publicados por la FAO la semana pasada, hacen más necesaria que nunca la Octava edición de Restaurantes contra el Hambre, en la que participan 125 restaurantes de Barcelona, y que se ha presentado este martes en el Hotel Mandarín.

Los restaurantes adheridos a la iniciativa ofrecen menús o platos vinculados a la campaña. Cada vez que un comensal pida uno de estos ágapes solidarios, entre 0,5 y 2 euros del precio se destinarán a la causa. Comer bien nunca ha sido tan necesario como a través de esta campaña. Es por ello que la delegada de Acción contra el Hambre en Catalunya, Natalia Anguera, ha llamado a sumar esfuerzos para ayudar a las poblaciones a las que afecta de mayor manera esta plaga.

Los clientes también pueden hacer un donativo utilizando la urna solidaria que encontrarán en cada local colaborador o enviando un sms con la palabra DONA al 28010.

Quique Dacosta sustituye a Joan Roca como padrino de la campaña, que llega a su octava edición. La embajadora en Catalunya es Carme Ruscadella, la mujer con más estrellas Michelin del mundo, siete, repartidas en tres restaurantes, quien ha alentado en la presentación de 'Restaurantes contra el hambre' a convencer “a los que mueven los hilos del mundo” de que ha de haber pan para todo el mundo.

Ruscadella también se ha dirigido a las personas con pocos recursos, a los que ha animado a “recuperar la cultura que nos permite sacar el máximo valor de cualquier elemento. Hemos de transmitir a las familias con precariedad económica que compren productos de primera gama, que son más baratos, que no los de quinta gama”.

En la página web de la campaña existe un buscador de restaurantes adheridos por ubicación. Barcelona suma casi la mitad de los restaurantes que participan en la campaña en Catalunya, 288, que a nivel nacional llega hasta los 939, a día de hoy, pues las inscripciones todavía están abiertas. Según ha declarado Anguera, “otros años nos encontrábamos con que conforme aparecía la campaña en los medios de comunicación nos llamaban restaurantes pidiendo participar. Además, no tiene sentido decirle que no a quien quiere ser solidario”.

Carme Ruscadella presenta una de las tapas del restaurante Blanc que participan en la iniciativa / P. A.
Carme Ruscadella presenta una de las tapas del restaurante Blanc que participan en la iniciativa / P. A. 

Pere Chias, presidente del Gremio de Restauración de Barcelona, ha destacado que desde el gremio han tenido siempre la sensibilidad de no lanzar la comida que sobra, pero que se ven limitados por las medidas sanitarias. Es por ello que ha celebrado la campaña, porque les permite colaborar en la lucha contra el hambre de la que están concienciados.

La campaña estará activa hasta el próximo 15 de noviembre y participan todo tipo de restaurantes, desde los que cuenta con estrella michelin a otros de barrio.