Son los primeros en abrir y muchas veces los últimos en cerrar antes de que la ciudad se vaya a dormir. Si alguna vez has tenido la sensación de que en Barcelona hay un bar en cada esquina es porque probablemente es así. O al menos eso es lo que dicen las estadísticas del Ayuntamiento. Según el censo municipal, en la ciudad hay 9.359 bares y restaurantes, lo que significa que toca a uno por cada 172 barceloneses. Si se añaden las discotecas con servicio de restaurante y los hoteles, el número total sube a 10.252 locales y la tasa aumenta a un local por cada 156 residentes.

Análisis del sector de la restauración en Barcelona

En esta inusual radiografía de la restauración barcelonesa (el censo es complicado de recopilar y no se hace cada año por cuestiones logísticas), el Ayuntamiento ha llegado a una conclusión que, no por conocida, es menos significativa: los establecimientos que pertenecen a una cadena (McDonald's, Starbucks, etc.) y tienen una clientela con gran presencia de turistas son los que más empleo generan y los que más facturan en proporción a la superficie que ocupan. Eso no quiere decir que el resto no sea rentable. Más del 90% de los bares y restaurantes de la ciudad son independientes y basan su negocio en los clientes locales, que aportan más del 80% de sus ingresos.

¿CUÁNTO GASTA UN BARCELONÉS?

El estudio, realizado por el Ayuntamiento y Mercabarna, pone cifras a los hábitos de los barceloneses en cuanto a restauración se refiere. Según el informe, cada habitante de la ciudad come o cena fuera de casa unas seis veces al mes en las que se gasta 128 euros. En total, cada barcelonés gasta unos 1.536 euros anuales en bares y restaurantes, lo que da una media de algo más de cuatro euros al día. Sin embargo, esta cifra también incluye las comidas que luego paga la empresa y eso explica la gran diferencia con la Encuesta de Presupuesto Familiares que realiza la Generalitat y que sitúa en unos 1.000 euros el gasto anual por persona. 

Gasto medio restauracion

El sondeo, realizado a un millar de personas entre clientes y restauradores, señala que la cuenta media es de 18,8 euros, algo menos si solo se tiene en cuenta las respuestas de los propietarios. Teniendo en cuenta que la población de Barcelona es de 1,6 millones de personas, el estudio concluye que el gasto potencial de los barceloneses en el sector de la restauración es de 2.457 millones de euros, prácticamente la misma cantidad que gastan los 33 millones de turistas que visitan cada año la ciudad, que estiman en 2.400 millones.

EL EIXAMPLE, EL REY DE LA RESTAURACIÓN

Por distritos, el Eixample es, con diferencia, el que tiene una mayor concentración de bares y restaurantes con 2.437 establecimientos. Mucho más lejos están Ciutat Vella (1.392) y Sant Martí (1.168), que son los otros dos únicos distritos que superan el millar de locales. En el extremo opuesto se encuentran Les Corts con solo 428 bares y restaurantes, seguido de cerca por Horta-Guinardó (527), Sant Andreu (555) y Nou Barris (586).

Restauracion distritos

En cuanto al número de bares y restaurantes por habitante, Ciutat Vella es el que tiene una tasa más elevada con un establecimiento por cada 73 residentes y, junto al propio Eixample (1 por cada 109) y a Gràcia (1 por cada 168), son los tres distritos que están por encima de la media de la ciudad. En el extremo opuesto están también Sant Andreu (1 local por cada 265 vecinos), Nou Barris (1 por cada 282) y Horta-Guinardó (1 por cada 317), que en este caso son los mismo que cerraban la clasificación de distritos con menos establecimientos.