Los más madrugadores se han echado a la calle a partir de las 9 de la mañana. Pero la multitud aún se ha hecho esperar unas horas. Hacia las 11, Barcelona ya estaba tomada por un río de gente que aspira a convertir este Sant Jordi en uno de los más masivos de los últimos años.

El hecho de que la diada haya caído en domingo (algo que no ocurría desde 2006), no solo ha alargado la jornada, sino que también ha animado a muchos a desplazarse a la capital desde otros puntos del territorio catalán. Ahora que Mendoza ya ha recogido su galardón, nadie ha querido perderse el día más radiante de esta ‘ciudad de los prodigios’.

Entre los libreros, la idea compartida es que este año la leyenda se ha hecho extensiva a toda la semana que ha precedido la jornada. En una de las paradas de Abacus comentan que los clientes llevan días acercándose a la tienda a ojear, preguntar y, en muchos casos, comprar. Algo con lo que coincide la tienda de cómics Antifaz, cuyo dependiente explica que ya lleva varios días envolviendo ejemplares para Sant Jordi.

Tras sondear el ambiente, no sorprende el pronóstico del Gremi de Llibreters, que este año espera vender 1,6 millones de libros y facturar 22 millones de euros, lo que supone un 5% más respecto al año anterior.

LOS MÁS VENDIDOS

Los días previos a Sant Jordi no han faltado las porras sobre los autores más vendidos, unos rankings que ya se han convertido en otra tradición de la jornada. Y pese a que últimamente los sondeos suelen quedar truncados por la realidad, los libreros comentan que en este caso parecen coincidir con los nombres que se han ido repitiendo a lo largo del día.

636285587817406953

Entre ellos, los que más han sonado han sido los de Cabré, Cercas, Zafón, Aramburu, Bosch, Espinosa, Trueba, Rahola y Donés. Muchos de ellos han estado presentes en las firmas de libros que se han repetido durante todo el día y han dejado largas colas, especialmente en el centro. Sin embargo, como recuerdan las cifras del gremio, todos estos ‘best-sellers’ tan solo concentran un 5% del total de ventas.

ROSAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Este ha sido también un Sant Jordi en el que el libro ha quitado un cierto protagonismo a la rosa, lo que se ha traducido en un descenso del número de paradas dedicadas a la flor. El Gremi de Floristes prevé facturar entre un 10% y un 15% menos que en 2016, lo que supone la venta de unos seis millones de rosas.

IMG 2430

Ante estas cifras, no es de extrañar que la competencia se haya agudizado y las paradas hayan hecho alarde de todas sus armas para sacar a relucir sus flores. A parte de las ya tradicionales ‘rosas solidarias’ para apoyar causas, también han destacado las paradas con decoraciones extremadamente cuidadas y las flores de todo tipo de materiales; desde las dulces para los más golosos o las de papel encerado para los que quieran eternizar el momento.

IMG 2295

Como novedad, este año los envoltorios de celofán pierden terreno en favor de los materiales ecológicos, cada vez más demandados por los compradores. No varia, en cambio, el color favorito de los compradores: uno de cada diez sigue prefiriendo el rojo.  

MENOS AGLOMERACIONES

Pese a que este ha sido un Sant Jordi especialmente masivo, la descentralización de las paradas ha permitido que no se repitieran las claustrofóbicas escenas de la anterior diada. Junto con la Rambla Catalunya, la gran mayoría de los estands se han repartido entre las calles de passeig de Gràcia, el tramo central de la Diagonal y el passeig de Sant Joan.

 Entre las aproximadamente 200 paradas de libros que han albergado las calles de Barcelona, han coexistido aquellas de grandes cadenas y pequeñas librerías, generalistas y especializadas o las que han hecho gala de las últimas novedades editoriales y las que optanpor los textos de segunda mano. 

IMG 2381