Un Montjuïc a reventar esperaba con ansias la actuación de U2 en Barcelona. 55.000 personas se congregaron este martes en el Estadi Olímpic para disfrutar de la actuación de la banda irlandesa que ha tocado 22 canciones, la mitad de ellas del disco que pone título a la gira, 'The Joshua a Tree'.

El álbum, que vio la luz en 1987 y que contiene grandes éxitos como 'Where the Streets Have no Name', 'I Still Haven't Found What I'm Looking For' o 'With or Without You', fue interpretado en el mismo orden que se editó hace 30 años y con una pantalla gigante curva de alta resolución.

Bono y sus compañeros aparecieron en el escenario y empezaron la fiesta ante un público rendido, en su mayoría entre 35 y 50 años, gente que conoció 'The Joshua a Tree' en su adolescencia y que guarda un recuerdo especial del disco. 

Cuando sonaron los primeros acordes de 'Sunday Bloody sunday' el estadio enloqueció y una infinidad de móviles trataron de inmortalizar el momento. Le siguió 'New Year's Day' y antes de interpretar 'Bad' Bono quiso dedicar la canción a su “íntimo amigo” David Bowie, cuya exposición en Barcelona dijo haber visitado esa misma tarde.

'Pride (In the Name of Love)' fue la última canción que interpretaron antes de empezar a tocar el disco de la gira, 'The Joshua a Tree'. Para dar paso a esta segunda parte del concierto se iluminó el gran árbol del desierto que coronaba el escenario.

Las primeras canciones, las más populares de 'The Joshua a Tree', enloquecieron a los asistentes, mientras que el ritmo iba bajando conforme llegaban los temas menos conocidos, que sólo emocionaban a los más fanáticos.

Una vez interpretado el disco del tirón, con imágenes de paisajes norteamericanos de fondo, Bono dio lugar a éxitos como 'Miss Sarajevo', que sonó con la voz en playback de Pavarotti. El cantante irlandés, comprometido con causas sociales, dedicó la canción a una niña siria que ha aparecido en la pantalla y reivindicó la acogida de refugiados.

Luego llegó el turno de los bises, temas más recientes como 'Beautiful day', 'Elevation' o 'Vertigo', con un público ya entregado y saltando sin parar. 'Ultraviolet', dedicada a todas las mujeres e hijas de la banda y a personas que han destacado en la lucha por los derechos sociales de género tan dispares como Marie Curie, Hilary Clinton o Isabel Coixet.

Tras 'One', coreada por el público, Bono invitó a Noel Gallagher a subir al escenario. Cuando el púbico esperaba que interpretaran conjuntamente algún tema de Oasis, la banda sorprendió con 'The little things that give you away', un adelanto de su próximo disco, que saldrá a la venta a finales de año.

De esta manera finalizó un concierto teloneado por Noel Gallagher's High Flying Birds, ante un público en su mayoría indiferente hasta que tocó 'Wonderwall' y 'Don't look back in anger', dos temas de Oasis imperecederos que han calentado al público antes de que empezara la fiesta de Bono y los suyos.