Aunque dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, el éxito del reciclaje literario parece confirmar lo contrario. En Barcelona, miles de ejemplares encuentran a diario nuevas manos en las que caer. El fenómeno no es ni mucho menos nuevo; siempre han existido locales dedicados a libros de segunda mano que alimentan las ansias de aquellos lectores que no se someten a la dictadura de las novedades editoriales.

Pese a la extinción de algunos de los más emblemáticos, Barcelona aún conserva vestigios de sus clásicas 'librerías de viejo' y anticuarias -como la Maldà, la Salas, la Farré o la Balagué- donde rebuscar entre textos olvidados, agotados, usados y descatalogados. Aunque no tengan una historia tan dilatada como algunas de las anteriores, Taifa y Stock llibreria son dos ejemplos de locales que han sabido retomar este mismo espíritu y abrirlo a la vez hacia nuevos públicos.

Además, ante el auge del reciclaje de libros, algunas librerías también han optado por hibridarse y dotarse de una sección específica para los ejemplares ya usados. Si algo tienen en común entre todas ellas es que en ninguna de sus estanterías caben las ideas preconcebidas. Aquí hay que venir dispuesto a rebuscar entre montones hasta encontrar el texto que coronará tu mesita de noche durante las próximas semanas.

LOW-COST LITERATIO

La novedad reside en que durante estos últimos años se han sumado al carro nuevos agentes que han ampliado el formato 'segunda mano'. Entre ellos, destaca el caso de Re-Read, la franquicia que se atribuye el mérito de haber exportado a la industria del libro la filosofía 'low cost'.

En sus establecimientos no es difícil hacer cuentas. Todos los libros que venden tienen el mismo precio: 3 euros. A partir de ahí, el comprador tiene descuento por cada nuevo ejemplar, de manera que 2 libros salen por 5 euros y 5 por 10. La fórmula es el resultado directo de aplicar un modelo de precios prácticamente imposibles al sector y parece funcionar especialmente bien si se tiene en cuenta la conyuntura económica en la que surgió la iniciativa.

Los fundadores empezaron abriendo un establecimiento con esta misma filosofía hace cinco años y ahora solo en la ciudad de Barcelona ya suman nueve franquicias. Además, Re-Read no solo vende, sino que también compra aquellos libros que ya no te caben en la estantería (siempre que estén en buen estado). Aunque lo cierto es que tendrás que llenar cajas para sacar una buena tajada: el ejemplar se paga a 20 céntimos.

Captura de pantalla 2017 04 19 a las 13.42.39

EL VALOR NO RESIDE EN EL PRECIO

Otra iniciativa que ha renovado el modelo de las librerías de 'segunda mano' es TuuuLibrería, donde el precio lo escoge el propio comprador. El proyecto, que tiene sus raíces en Baltimore, llegó hace cinco años a Madrid y en 2015 se exportó a la capital catalana, concretamente a Gràcia. Quizá sea más adecuado catalogar la iniciaitiva como una 'librería de rotación' en la que los ejemplares, más que venderse, cambian de manos. Así que los donativos de sus usarios no se destinan a "pagar" el libro que te llevas, sino que sirven para sufragar los gastos de manetener en pie el local.