La nueva temporada del Liceu arranca este 7 de octubre con un plato fuerte, "Un Ballo in Maschera" encabezado por el tenor polaco Piotr Beczala. La ópera de Verdi, en una producción de claroscuros, está firmada Vincent Boussard y cuenta con vestuario del diseñador francés Christian Lacroix.

Boussard, acompañado por el director musical Renato Palumbo y dos cantantes, el polaco Piotr Beczala y la norteamericana Keri Alkema, ha explicado en rueda de prensa que se trata de una producción que estrenó en Toulouse hace tres años a la que ahora ha hecho "algunos retoques", que tienen que ver con el proscenio del escenario e incluso con algunas piezas del vestuario.

El director galo, que debutó en el teatro barcelonés en la temporada 2015-2016 con "I Capuleti e i Montecchi", ha explicado que ha querido que la escenografía estuviera centrada en el proscenio para darle "un aire de más intimidad", especialmente en las oníricas arias de Riccardo (Piotr Beczala/Fabio Sartori).

Asimismo, ha indicado que durante la obra "el color es un elemento que utilizamos de forma consistente, pero puede ser claro y oscuro, es claroscuro, hay una luz que esconde la oscuridad, la ligereza oculta el drama y esto es lo más importante, lo que hace que esta obra tenga tanta calidad". A su juicio, ya en la primera aria, Riccardo utiliza el oxímoron "palidez brillante" para evocar a Amelia, su amante, y para mostrar su fascinación por ella.

Especial empeño ha puesto Vincent Boussard en la escena que da título a la obra, el baile de máscaras, donde se verá una gran lámpara, "dándole al momento toda la riqueza que se merece".

"ÓPERA MONUMENTAL"

Melodrama en tres actos, con libreto de Antonio Somma, se estrenó en Roma en 1859, y fue censurada, porque el protagonista era el rey Gustavo III de Suecia y en ese momento no se permitía que se representara la muerte de un soberano en escena, lo que comportó que Verdi lo convirtiera en el gobernador Riccardo de Boston.

Para el director musical de esta versión, el italiano Renato Palumbo, se trata de una "ópera monumental" en la que se cuenta una historia de "amor, política, poder y humanidad", que ha calificado como el "testamento del primer Verdi".

Tanto él como Boussard han coincidido en que han trabajado con "total conexión y complicidad". "Ha sido una gran sorpresa encontrarme con un director de escena que quiere la ópera, porque la conoce y tiene la mismo idea que yo de lo que es hacer una ópera moderna, pero inteligente", ha apuntado Palumbo.

Respecto del trabajo con el diseñador de moda Christian Lacroix, Boussard ha recordado que lleva más de quince años colaborando con él y que siempre tienen la misma obsesión: "establecer vínculos entre los tiempos del compositor y nuestro momento actual".

Por su parte, Piotr Beczla ha sostenido que "Un Ballo in Maschera" no es una ópera difícil y ha considerado que en esta ocasión el público "entenderá todo lo que ocurre en el escenario y lo que pasa entre los diferentes personajes".

Agradecido porque han pensado en él como Riccardo, el tenor ha subrayado que aquí ha tenido "la oportunidad de dar a la ópera clásica un toque moderno, pero con todo su sentido". En este caso, "se intenta hacer una historia sencilla que pueda hacer aflorar las emociones del personaje, envuelto en la bellísima música de Verdi".

POLÉMICA PROPUESTA

En el mismo sentido se ha expresado Keri Alkema, que dará vida a Amelia, quien cree que es un "regalo" poder estar en Barcelona en un proyecto, en el que ya participó en Francia, aunque "los retoques que le ha dado ahora Vincent le dan una nueva dimensión".

Preguntados todos si habían visto la última versión que se representó en el Liceu de "Un Ballo in Maschera", la polémica propuesta de Calixto Bieito en el año 2001, ambientada en la transición española, con váteres en escena, una violación y un asesinato, han respondido que no.

Vincent Boussard ha dicho que no ha pensado nada en ella, mientras que Piotr Beczala ha indicado que no ve grandes diferencias entre producciones clásicas y otras más conceptuales, "siempre que las modernas tengan sentido y no se cambie la historia".

La Orquesta y el Coro del Liceu, así como el conjunto VEUS-Cor Infantil Amics de la Unió, acompañarán los dos repartos, encabezados, además de por Beczala y Alkema, por Fabio Sartori y Maria José Siri, y completados por otras figuras como Carlos Álvarez, Giovanni Meoni, Marco Caria o Dolora Zajick.