Algo que empieza con “When a fire starts to burn” de Diclosure no puede acabar mal. Recreemos la escena: pon la canción a todo volumen e imagina a siete mujeres paseando en bikini sobre un escenario lleno de arena. Imagina un campamento en el desierto, una guitarra española, una larga cascada de arena. Deja volar la imaginación. Así empieza “We Women”, la pieza de la Compañía de Danza Sol Picó, que explora las condiciones de la mujer contemporánea de todas las partes del mundo.

La música en directo y un juego magistral de sombras van conduciendo la pieza. La puesta en escena es sobria, armoniosa, y abundan los cambios de luz y los efectos sorpresa. Se producen variaciones en los registros musicales, constantes cambios de papeles y escenas. Por ejemplo, después de un solo de violín irrumpe un canto a cappella, y más adelante un dúo de flauta travesera con guitarra española. Las encargadas de esta creación e interpretación musical son Adele Madau, Lina León y Marta Robles, aunque el jueves, en sustitución a esta última, interpretó Sandra Monfort.

"We women" de la Compañía de Danza Sol Picó / David Ruano
"We women" de la Compañía de Danza Sol Picó / David Ruano

Sol Picó sabe cómo fusionar los estilos: baila flamenco sobre las puntas o danza clásica con tacones. No le importan tanto las formas como el mensaje: las mujeres, a pesar de orígenes y culturas diferentes, reivindicamos nuestra feminidad y buscamos las mismas repuestas. Las artistas polifacéticas que la acompañan, Julie Dossavi, Minako Seki, Shreyashee Nag, y que provienen de continentes diferentes, mantienen el idioma y los gestos de sus respectivos países en las interacciones.

We Women” no es solo danza, es música, interpretación, voz y movimiento. “We Women” ironiza con los cuerpos de las mujeres y sus constituciones; utiliza tópicos como que la mujer tiene que limpiar la casa y ocuparse de los hijos o ir guapa: “¡Pa' presumir hay que sufrir!”, dice una de las cantaoras; en un momento de la pieza recrean la conocida "operación bikini". Las mujeres corren y sudan para conseguir sus recompensas, que en este caso son, una y otra vez lo mismo: manzanas, solo manzanas. “Necesitáis tabletas en los abdominales, venga, fuera celulitis”, animan de nuevo las cantaoras. La pieza se convierte así en una crítica humorística y voraz sobre los estándares e imposiciones a las mujeres del mundo.

 

Sol Picó, coreógrafa y bailarina residente en Barcelona, fundó su propia compañía en 1993, con la que ha desarrollado su particular lenguaje. El carácter ecléctico de la artista y sus más de treinta espectáculos, como “Bésame el cactus” o “El lago de las moscas”, han contribuido a conseguir sus galardones: en 2004 recibió el Premio Nacional de Danza de la Generalitat de Catalunya y en 2016, el Premio Nacional de Danza otorgado por el Ministerio de Cultura.

La Compañía de Danza Sol Picó estará en el Mercat de les Flors hasta el 29 de octubre con la pieza “We Women” y más adelante, del 2 al 5 de noviembre, lo hará con “Dancing with frogs”.