Un grupo de voluntarios impulsa el día Orwell en Barcelona, una jornada en la que se organizan rutas turísticas por los escenarios de esa obra magna de la Guerra Civil que es 'Homenaje a Cataluña' y por los lugares de la capital catalana relacionados con el escritor inglés. Este año se desdobla la cita, que alcanza ya su quinta edición, entre el miércoles y jueves.

Las rutas literarias son gratuitas y las plazas están agotadas desde hace dos semanas. Entre los asistentes hay gente que llega desde Estados Unidos o Israel, lo que sorprende a los organizadores, pues la página web del evento está sólo en castellano y catalán. “No sabemos cómo se enteran”, señala Pau Rubio, uno de los voluntarios que impulsa esta jornada.

Este año han aumentado la oferta a seis grupos, con lo que se ofrecen 150 plazas para descubrir la ciudad que conoció George Orwell, cuando llegó a España para “matar fascistas, porque alguien debe de hacerlo”, como le explicó a su amigo Henry Miller poco antes de implicarse en la Guerra Civil Española.

Antiguo Hotel Falcon en la Rambla
Antiguo Hotel Falcon en la Rambla

Las rutas empiezan en la Rambla, donde se supone que Orwell tuvo su primer contacto con la ciudad. El antiguo Hotel Falcon, entonces una especie de pensión para miembros del POUM y actualmente sede de la Biblioteca Gótic-Andreu Nin, donde el escritor se alojó con su mujer.

Los guías luego llevan a los participantes en la ruta a la Iglesia de Santa María del Pi, en una de cuyas paredes exteriores se puede contemplar una pintada de la Guerra Civil que reza 'Plaça del milicià desconegut' (Plaza del miliciano desconocido), que fue borrada durante el franquismo pero que se restauró en 2009 y se mantiene tal y como estaba la original.

Pintada de la Guerra Civil  de la Plaza del miliciano desconocido
Pintada de la Guerra Civil  de la Plaza del miliciano desconocido

La ruta prosigue por otros lugares relacionados con Orwell, como el Hotel Continental, donde también residió y se cree que es donde escribió parte de 'Homenaje a Cataluña'; el café Moka, situado junto a la antigua sede del POUM, la cual vigiló durante tres días desde la azotea del Teatro Poliorama, en la que estuvo apostado con su fusil, mientras comía queso que había adquirido en la Boquería. Uno de los grupos podrá incluso subir a lo alto del teatro.

JUSTICIA CON LA MEMORIA DE ORWELL

El día Orwell nació de la voluntad de una serie de personas, la mayoría miembros de la Asociación Museo Internacional de la Guerra Civil Española que pretendía “hacer justicia” con el escritor británico, según explica Pau Rubio, quien destaca que les “sorprendió desde el primer año el hambre de Orwell que hay en Barcelona”.

Los guías colaboran de manera desinteresada. Sólo hay dos que se dedican a ello profesionalmente. Cuando surgió la idea contactaron con el CCCB que les ofreció su colaboración organizando la una conferencia relacionada con el escritor inglés. Hace dos años contaron con la participación del reputado periodista de The New Yorker George Packer.

Este año los invitados son Timothy Garton Ash, quien advertirá el miércoles sobre las amenazas que ponen en peligro la libertad de expresión; y Manel Ollé y Antonio Monegal, los cuales reflexionarán el jueves sobre la vida y la creación dentro de las distopías totalitarias al hilo de la publicación de 'La acusación: Cuentos prohibidos de Corea del Norte' (Libros del Asteroide/Periscopi, 2017).