La cadena de supermercados alemana Lidl ha ganado el concurso público para regentar los dos nuevos supermercados que se ubicarán en el interior de los nuevos mercados de Sant Antoni y Vall d'Hebron, que se espera que abran al público en 2018.

Mercats de Barcelona ha organizado el concurso que ha ganado Lidl, que de esta manera entra por primera vez en los mercados de la ciudad, una apuesta estratégica de la cadena alemana, que pretende reforzar su presencia en los grandes núcleos urbanos, como ha explicado en un comunicado.

La apertura de ambos supermercados generará 85 nuevos puestos de trabajo, según Lidl. El director regional de Expansión e Inmuebles de Lidl en Catalunya, Albert Lavín, ha asegurado que el objetivo de la marca es "abrirnos paso en las zonas con mayor densidad de población para acercar nuestra oferta a cada vez más clientes".

Inaugurado en 1882, el mercado de Sant Antoni cuenta con más de 5.000 metros cuadrados de extensión y es uno de los más antiguos y emblemáticos de Barcelona. El Ayuntamiento prevé que con la reforma aumente la superficie verde alrededor del edificio y restringir el tránsito.

El supermercado de Lidl en esta instalación, donde trabajarán unos 55 empleados, se abrirá en la primera planta subterránea y tendrá un acceso directo desde el exterior.

Por su parte, la tienda que se abrirá en el mercado de Vall d'Hebron, que data de 1969 y que está en proceso de reforma, contará con una sala de ventas de 1.300 metros cuadrados, en la que trabajarán 30 personas. Actualmente se encuentra en obras para reformar el espacio.