La cultura bio gira en torno al mundo biológico, que como define la RAE “implica respeto al medio ambiente”. Bajo esta premisa, cuando una persona acude a una feria comercial dedicada al mundo ecológico espera encontrar productos de alimentación y cosmética eco, expositores sobre consumo responsable o moda sostenible. Lo que no espera encontrar son fundas para el móvil o pendrives bajo el paraguas verde, pero los nuevos hábitos de consumo y de estilo de vida impacta incluso en ferias como la de BioCultura.

comida bio

La muestra, que ha abierto las puertas del Palau Sant Jordi este jueves hasta el próximo 7 de mayo, reunirá a más de 700 expositores dedicados a la alimentación, la moda, el consumo, el turismo responsable, casa saludable ( materiales sostenibles y energías renovables) o productos ecos como las fundas anti-radiación del móvil de Stop Radia. Esta empresa comercializa diversos artículos todos ellos pensados para hacer de escudo frente a los efectos nocivos de las ondas electromagnéticas de smartphones u otros dispositivos electrónicos.

Las fundas tienen un compartimento metálico con hilos de plata que protege a la persona de las ondas electromagnéticas. La batería toca la pared de hilos de plata y evita que la persona de entrar en contacto con estas ondas”, explica Jasmin Wilches, azafata de la empres en la feria BioCultura.

Además, esta compañía ha diseñado otros productos como tarjeteros especiales para evitar que se desmagneticen y que evitan robos en las contactless por estar cerca de un datáfono. Asimismo, ofrecen artículos como un ionizador en forma de pendrive, que ayuda a cambiar los iones positivos que desprenden los microondas, televisores y otros aparatos electrónicos por iones negativos. “Con todos estos aparatos electrónicos sobrecargamos el ambiente y es más frecuente que suframos dolores de cabeza o que estemos más cansados”, sostiene la trabajadora.

ESPONJAS Y COSMÉTICA

El de Stop Radiar es uno de los expositores que se salen del camino bio habitual, pero hay otros que también llaman la atención, como el de Alberto Hinojosa que tras su viaje a una isla griega cercana a Turquía empezó a exportar esponjas marinas. 

esponja

Según este empresario, este tipo de esponja natural está muy bien valorada por “la encina natural que inhibe el hongo y la bacteria frente a lo que hacen a las esponjas sintéticas y es una garantía el bañarte con algo natural”.

Entre el resto de expositores, lo habitual es encontrar muestras de alimentos de todo tipo desde los populares superalimentos como la chía, la cúrcuma, la estevia o la espelta o clásicos como el aceite de oliva y sus posibles variantes, frutas, hortalizas y lácteos. Todos bajo el paraguas bio, como también se informa y se vende sobre productos de cosmética ecológica. Maria Perales lleva varios años acudiendo a esta feria con su marca Herbarium Scala Dei, donde ofrece extractos de plantas y cosmética 100% ecológica.

Combinaciones como el própolis, salvia y espigo que se utiliza para el acné o los talones resecos como los ungüentos de eucalipto para aplicar sobre el pecho o el espliego, perfecto para los labios resecos. Junto a ella, decenas de marcas que también ofrecen sus productos de cosmética ecológica y, de paso la posibilidad de probarlo a flor de piel.

cosmetica bio