Punto y final a la presencia del Ejército y de las fuerzas y cuerpos de seguridad en el Festival de la Infancia de Barcelona. En 2016, el certamen no contó ni con soldados ni con policía. Este año tampoco se les espera y, además, se les da el carpetazo definitivo. La comisión municipal de Derechos Sociales, Cultura y Deportes ha rechazado la propuesta del PP de que las fuerzas armadas vuelvan al festival. Según la teniente de alcalde, Laia Ortiz, la apuesta del gobierno que encabeza Ada Colau es "demilitarizar" el festival y fomentar los valores pacifistas.

La concejal popular, Ángeles Esteller, ha defendido que los cuerpos de seguridad y el Ejército son los "garantes del pacifismo y la paz y es necesario que los más jovenes conozcan este oficio". Pero la acaldesa no se plantea echar marcha atrás, y menos en estos tiempos de 155 y DUI.

Ni siquiera el hecho de que las actividades que presentaban los cuerpos policiales y los soldados fueran un éxito entre los más pequeños volverá a poner el tema sobre la mesa, al menos por ahora. "Creemos que hacemos un salto en la equidad y la calidad del festival, y también en los valores del pacifismo. Hay un amplio consenso en la ciudad", ha manifestado Ortiz, lugarteniente de Colau.

DEL 27 AL 30 DE DICIEMBRE

Bajo el epígrafe La ciutat dels somnis, este año, el evento se reinventa, baja los precios a la mitad (costará 6 euros) y reduce su duración. Abrirá las puertas el 27 de diciembre y se clausurará el dia 30. Las actividades, decididas por el Ayuntamiento y Fira de Barcelona, serán más pedagógicas y se centrarán en el mundo de los oficios y las profesiones.

El hilo conductor será la ciudad como espacio donde se realizan los trabajos. Los niños entre 4 y 12 años se podrán adentrar y vivir experiencias en ámbitos tan distintos como salud, automoción, tecnología, construcción, disciplinas artísticas, restauración, química, sostenibilidad o medio ambiente.

El festival, que tendrá lugar en el Palacio 1 de Fira de Barcelona de Montjuïc, contará con una plaza central en la que se harán espectáculos y actuaciones para los niños. Un mercado, un hospital, un hotel, una librería, un parque tecnológico y un laboratorio serán algunos de los edificios que se construirán en esta ciudad imaginaria qen que se convertirá el Festival de la Infancia.