La celebración de los 150 años de historia de Aigües de Barcelona ha sido el marco elegido por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para defender el modelo actual en la gestión del agua. En pleno debate sobre la remunicipalización de los servicios públicos en Barcelona, Puigdemont ha instado a evitar los "apriorismos" ideológicos: "El debate correcto no es quién tiene que gestionar el servicio, sino qué elementos hay que tener en cuenta para garantizar la mejor calidad y la mejor eficiencia en la prestación de servicios".

En un auditorio repleto de autoridades, pero con la llamativa ausencia de los representantes del Ayuntamiento de Barcelona, Puigdemont ha asegurado que lo que preocupa a la ciudadanía es que la gestión del agua sea "óptima" y que siempre tenga garantía de servicio público. En este sentido, ha destacado a Aigües de Barcelona como una compañía "crucial" en la historia de Catalunya, señalando que ha llegado a los 150 años por su apuesta por la innovación, la prudencia económica y "sobre todo la buena gestión de un servicio público". "Esperemos poder celebrar otros 150 años más", ha añadido.

MÁS DE 900 MILLONES A CATALUÑA

Desde Agbar, su presidente ejecutivo, Angel Simón, ha agradecido el espaldarazo recibido desde la Generalitat en su pugna con el Ayuntamiento y ha realizado un llamamiento a mantener la colaboración público-privada “como un modelo de éxito en Catalunya en casi todos los ámbitos de la economía y de la sociedad”. En este sentido ha destacado que el Grupo Agbar es una pieza "fundamental" para la creación de bienestar territorial, contribuyendo con 904 millones de euros a Catalunya, un 0,42% del PIB, y generando 10.202 puestos de trabajo directos a tiempo completo. 

“Más allá de llevar a cabo nuestra actividad con criterios de excelencia, anticipándonos a las necesidades de las personas, hemos estado siempre atentos a nuestro entorno y a cómo implicarnos y comprometernos con las realidades y los momentos de la historia de Barcelona y del país”, ha destacado Simón.

Foto de familia del 150 aniversario de Aguas de Barcelona / AGBAR

COMPROMISO CON LA CIUDAD

Subrayar el compromiso de Aigües de Barcelona con la ciudad, y muy especialmente con los colectivos más vulnerables, ha sido uno de los objetivos del acto de este miércoles. “En la actualidad, nuestro fondo de solidaridad, creado tres años antes que la ley aprobada en el Parlamento, paga el agua a más de 50.000 personas", ha explicado su presidente ejecutivo. Un compromiso social, según Simón, que ha cruzado el charco, garantizando en países de Latinoamérica "el acceso al agua potable”.

La apuesta de Agbar por la innovación y la tecnología ha sido otro de los grandes ejes del evento, en el que se ha destacado que 235 profesionales se dedican exclusivamente a proyectos de investigación, con una inversión aproximada de 19,4 millones de euros anuales. "Esto nos permite exportar tecnología y talento, así como ser referentes en el ámbito global, lo que nos convierte en embajadores de Barcelona y de Catalunya en el mundo”, ha recalcado Simón.

AUSENCIAS DESTACADAS

Ningún representante del Gobierno municipal ha acudido al acto de celebración de Agbar, que ha reunido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dos de sus consellers (Josep Rull y Meritxell Serret) y a los alcaldes de Cornellà (Antoni Balmón), Tarragona (Josep Félix Ballesteros) y L'Hospitalet (Núria Marín); entre otras autoridades. La invitación de Agbar había sido cursada -según ha podido saber este medio- a la alcaldesa, Ada Colau, la cuarta teniente de alcalde, Janet Sanz, y al concejal de Presidencia, Eloi Badia.