La empresa Aguas de Barcelona (AGBAR) pedirá una indemnización de 1.000 millones de euros al Ayuntamiento de Barcelona y al Área Metropolitana de Barcelona (AMB) en el caso de que decidan remunicipalizar el servicio del agua y anular el contrato vigente con AGBAR.

El presidente de la Cámara de Concesionarios y empresas vinculadas al sector público en el ámbito de equipamientos y servicios (CCIES), Francesc Sibina, ha reconocido que en el caso de incumplimiento unilateral del contrato, la parte afectada podrá exigir una indemnización. “La ley establece que si se interrumpe un contrato se debe indemnizar al concesionario, y lo lógico es que AGBAR reclame una indemnizacdión", asegura.

Fuentes de la empresa han confirmado que la indemnización alcanzaría la citada cifra sumando todos los conceptos por los que debería ser compensada, teniendo en cuenta el coste de las instalaciones (estaciones de tratamiento de agua, tuberías, estaciones de bombeo, etc) y los ingresos que dejaría de percibir por la anulación unilateral del acuerdo de concesión.

INTENTOS FALLIDOS

Además, AGBAR argumenta que los intentos de remunicipalizar el agua en algunas grandes ciudades europeas, como Berlín o París, no han cumplido las expectativas creadas y la realidad ha demostrado que ni las tarifas han bajado ni el servicio se ha mejorado, más bien al contrario, debido sobre todo a la menor inversión realizada para mantener la calidad del servicio.

La decisión del ayuntamiento de encargar informes técnicos y jurídicos que, en su caso, avalen el cambio de gestión del servicio del agua podría culminar con la anulación de la concesión de la gestión del suministro de agua a la ciudad, que en la actualidad mantiene la empresa.

AGBAR recuerda que este asunto no tiene nada que ver con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre la empresa mixta formada junto a AMB para gestionar conjuntamente el servicio del agua y que si finalmente se anula dicho acuerdo, el contrato entre AGBAR y el ayuntamiento seguiría estando vigente. La empresa optó por presentar un recurso ante dicha sentencia, contrariamente a lo que hizo AMB, que aprovechó la circunstancia para empezar a trabajar en un modelo público de gestión del servicio de agua en la ciudad de Barcelona.

EL AYUNTAMIENTO, RESPONDE

Por su parte, la responsable del Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha asegurado que "no quiero entrar en ninguna guerra de cifras. En el marco del plenario, con mucho consenso político, encargamos una serie de estudios para poder valorar y conocer con exactitud que suponía la posible remunicipalización. Hay una voluntad política ámplia de recuperar esta gestión. A partir de aquí, hemos encargado a Becasa toda la documentación y cuando la tengamos la explicaremos".