El proyecto del Gobierno de Colau de crear un tanatorio público ha sufrido otro revés. El Ejecutivo municipal ha decidido retirar del pleno de este viernes la creación de un operador público por falta de apoyos, lo cual implica que tampoco se vote la venta del 15% que el consistorio todavía posee en Serveis Funeraris de Barcelona. La oposición ya advirtió la semana pasada de que no apoyaría la medida, que ha levantado críticas entre sindicatos y funerarias por la manera cómo se ha planteado.  

El regidor de Presidencia, Eloi Badia, ha explicado a la prensa que el jueves estuvieron “hasta tarde con los grupos”, que pidieron “más tiempo para afinar algunos elementos” de la propuesta. Badia se ha mostrado convencido de que “hay una mayoría de grupos que defienden una acción política y pública” en el sector funerario y se ha fijado un plazo de un mes para volver a plantear la medida.

La coalición de Bcomú y PSC ha intentado hasta el último momento sumar a ERC, Cs y la CUP, pero no han logrado convencerles. Badia ha dicho estar “perplejo” por el cambio de postura de ERC, que inicialmente votó a favor de una funeraria pública. Sin embargo, los republicanos mantienen que su primera opción sigue siendo que el Ayuntamiento recompre el 36% de Serveis Funeraris de Barcelona que vendió en 2011 por 64 millones de euros.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

La regidora de ERC Trinitat Capdevila ha explicado que su grupo se ha reunido con Mémora para explorar una posible venta de esa participación, pero no ha querido dar muchos detalles porque es el Gobierno municipal “el que debe llevar la negociación”. A pesar de todo, Badia ha recordado que la compra del 36% de SFB-Mémora es “inviable”, si bien no ha explicado qué contactos han mantenido con la empresa. Capdevila ha señalado que la funeraria recibió una carta del equipo de Gobierno en la que preguntaba sobre su disponibilidad para vender y pedía una respuesta en 48 horas.

Por su parte, el portavoz del PdeCAT, Joaquim Forn, ha declarado que la retirada del tanatorio público del orden del día es “una derrota importante” del equipo de Gobierno, “fruto de su soberbia y su incapacidad de llegar a acuerdos” para generar mayorías. Según Forn, todos los grupos comparten el objetivo de “rebajar los precios de los entierros”, pero consideran que la propuesta del Gobierno municipal “no es la adecuada”. Desde el PdeCAT consideran que el tanatorio público no soluciona el problema y que, en caso de tener algún efecto, “no se vería hasta 2019 o 2020”.

El líder del PP de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha criticado al Gobierno municipal y ha afirmado que la retirada de estos puntos del orden del día muestran "la precipitación y el electoralismo" con la que ha actuado el equipo de gobierno.

LAS FUNERARIAS OFRECEN DIÁLOGO

Tanto Áltima como Mémora han reaccionado a la retirada de la moción para crear un tanatorio público y han mostrado su predisposición a hablar con el Ayuntamiento. El director general de Áltima, Josep Ventura, ha asegurado que la compañía está abierta "a establecer un diálogo con la voluntad de incrementar la competencia en beneficio del ciudadano" y ha recordado que el proyecto “presentaba muchas carencias”.

Por su parte, Mémora ha señalado que el “modelo funerario de Barcelona es un referente europeo” construido sobre la base del diálogo y la colaboración con el sector social y sanitario. Asimismo, el operador ha reconocido que el momento actual exige “repensar y avanzar en este modelo”, con la participació de todos los actores implicados, aunque ha pedido buscar un entorno de seguridad jurídica para las empresas del sector.