Un proyecto “inviable”. Así es como el director general de Áltima, Josep Ventura, ha definido el tanatorio municipal que el gobierno de Ada Colau quiere impulsar en la ciudad. Para Ventura, tendría más sentido que el consistorio que recompre el 15% que ostentaba en Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), participación que la empresa prevé vender. El resto es propiedad de Mémora.

"Sería más valiente por parte del Ayuntamiento que, si anteriores gobiernos se equivocaron vendiendo la participación, la volviese a comprar", ha sostenido Ventura en una entrevista concedida a Europa Press.

El director general de Áltima ha reprochado que el consistorio se haya basado en un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de 2013, realizado con una dudosa metodología para diseñar el proyecto municipal. "Sorprende que el Ayuntamiento de Barcelona, que es bastante serio, base sus planteamientos en un informe que tiene estas carencias", ha sentenciado.

Ventura también ha criticado la ventaja competitiva del gobierno municipal y ha señalado que los precios del sector en los que se basa la funeraria municipal son incorrectos. El Ayuntamiento, que cifra el servicio actual en 6.441 euros, pretende reducir el coste a los 3.311 euros sin IVA por entierro. Pero desde Áltima aseguran que el precio final es de 3.164 euros, IVA incluido.

Una apreciación que compartía la directora general de Serveis Funeraris de Barcelona-Mémora, Silvia Ramis, en declaraciones a Metrópoli Abierta. “El Ayuntamiento pretende ofrecer un precio medio de 3.311 euros sin IVA por entierro, una cifra que solo es un 10% inferior a la nuestra”.

 

LAS FUNERARIAS CUESTIONAN LOS PRECIOS

Tanto Áltima como Mémora ya cuestionaron los precios del futuro tanatorio municipal. En declaraciones a este medio, ambas empresas aseguraron que no se oponen a la apertura de un tanatorio público, pero quieren que compita “en igualdad de condiciones”, algo que no será posible si el Ayuntamiento pretende ser regulador y operador. Además subrayaron que las previsiones de ingresos y gastos que han incluido en el plan de viabilidad “no son realistas”.

Por todo, Ventura insta al gobierno municipal a recuperar el control del 15% que BSF pretende vender y, en todo caso, que redefina y recalcule las previsiones económicas con las que trabaja para sacar adelante el tanatorio municipal.