La empresa de servicios funerarios Áltima ha criticado la “falta de rigor” del Ayuntamiento de Barcelona a la hora de plantear la creación de una funeraria municipal. La compañía ha aportado una treintena de facturas emitidas durante el mes marzo en el Tanatorio de la Ronda de Dalt para demostrar que las cifras publicadas en el estudio de Global Economics Group, encargado por el consistorio, “son totalmente erróneas”.

Las 30 facturas, revisadas por Metrópoli Abierta, arrojan un precio medio de 4.662,66 euros con importes que oscilan entre los 1.876,77 euros de la factura más barata y los 8.018,35 euros de la más cara, incluyendo el servicio funerario, el cementerio y el IVA correspondiente (21%). Los recibos corresponden al periodo comprendido entre el 9 y el 24 de marzo, el mismo utilizado en el informe presentado por el Ayuntamiento.

En el estudio de GEG, que revisó 44 facturas (de las cuales ocho eran de Áltima), se estimaba un precio medio de unos 7.100 euros por los mismos conceptos, algo que desde Áltima achacan a la “precipitación y el desconocimiento” del consistorio para justificar el proyecto de tanatorio público. La funeraria también recuerda que el ciudadano puede “elegir libremente” el tipo de servicio y el precio que quiere pagar, tal y como lo demuestra la variedad de facturas presentadas.