Que el ordenador se adapte a tu lenguaje y no seas tú quien tenga que escribir en idioma computacional. Esta es una de las principales premisas con la que Atomian ha desarrollado su nuevo software, dirigido principalmente al sector sanitario, que ha presentado este miércoles en Barcelona y que se implementará en el Hospital de Sant Pau o en el Clínic.

Esta nueva tecnología también pretende comprender la información no estructurada que se introduce en un ordenador. En el caso sanitario, permitirá analizar las historias clínicas introducidas por los doctores, no sólo de los datos numéricos, sino también de los informes médicos.

“Hoy en día a cualquier avance tecnológico se le llama Inteligencia Artificial”, ha señalado Miquel Montero, CEO de la compañía, quien ha destacado que la tecnología que presenta, y que ha desarrollado durante los últimos 15 años -en los que han invertido 1,5 millones de euros-, es inteligente porque se adapta al pensamiento humano, ofreciendo estadísticas y respuestas no programadas.

Una de las principales novedades del software desarrollado por Atomian es que se combina el análisis de información estructurada y no estructurada, ofreciendo en segundos la respuesta a una pregunta de lenguaje humano, según ha explicado Montero, quien ha destacado que se trata de un producto solicitado por los profesionales del mundo sanitario, desde los investigadores a los que se dedican a la asistencia de pacientes.

Según ha informado Atomian, hospitales como el Clínic o Sant Pau, entre otros, han firmado el contrato para probar la tecnología e implementarla una vez comprueben su utilidad en sus procesos internos. Por su parte, el CatSalut ha cerrado un acuerdo con la empresa para la explotación de datos dentro del proyecto de HC3 (Historia Clínica Compartida).

Moreno ha explicado que han recibido peticiones de empresas desde India, Inglaterra, Canada y Estados Unidos para que implanten su software, pero que prefieren centrarse en desarrollar primero el software aquí, donde continuamente aparecen nuevas empresas tecnológicas y disponen de escuelas de negocio, y luego exportarlo. En este sentido, ha destacados las dificultades para introducir nuevos idiomas en el software, que actualmente está disponible en inglés, castellano y catalán, por orden de desarrollo.

Oriol Ros, en nombre de Kalonia, uno de los inversores de Atomian, ha destacado que la empresa es necesaria para Barcelona, igual que la ciudad para la compañía, porque “Barcelona es un Hub tecnológico con una marca conocida en toda Europa, incluso en USA”.