El Vall d'Hebron lidera 'MyHealth', un proyecto europeo que quiere dar respuesta a la falta de acceso a la sanidad de la población inmigrante vulnerable y optimizar la atención sanitaria que reciben en el que colaboran 11 equipos de siete países y está financiado por la Comisión Europea.

El proyecto ha sido presentado este jueves por el coordinador del Valll d'Hebron-PROSICS Barcelona, el Doctor Israel Molina; el coordinador del programa de psiquiatría transcultural, Francisco Collazos; la coordinadora del proyecto y responsable de Salud e Inmigración en el Instituto Catalán de la Salud de Barcelona, Núria Serre, y el coordinador de la unidad de salud internacional Vall d'Hebron Drassanes, Jordi Gómez.

MUJERES Y MENORES

Con un presupuesto de 1,5 millones de euros y una duración de tres años, desde abril de 2017, el proyecto se centrará en atender a mujeres y menores inmigrantes no acompañados que hayan llegado recientemente en Europa y se estudiarán tres tipos de patologías: trastornos mentales, enfermedades infecciosas y patologías crónicas no transmisibles.

El proceso consistirá en crear un mapa de actores clave en salud e inmigración dentro de los siete países del consorcio, analizar las necesidades percibidas de los pacientes y finalmente se diseñarán herramientas y estrategias para tratar los problemas detectados.

PARTICIPATIVO Y TRANSVERSAL

El marco de actuación será a través de la atención primaria, ya que se trata de un proyecto hecho "con y para las personas" que busca hacerlas partícipes para empoderarlas y al mismo tiempo que sea más eficaz.

"Queremos que los inmigrantes participen en la búsqueda de las necesidades y también de las soluciones. Será un trabajo transversal que buscará los porqués y el beneficio será tener estrategias para poder actuar", ha explicado Gómez.

Además, MyHealth quiere combatir las barreras sociales que se encuentra el sistema de salud en el momento de atender a los inmigrantes, los cuales puede tener reticencias a la hora de acceder al sistema por motivos legales, por lo que las pruebas a las que serán sometidos serán voluntarias y confidenciales, ha explicado Serre.

COLECTIVO SALUDABLE Y HETEROGÉNEO

Ante la heterogeneidad de un colectivo tan numeroso como los inmigrantes, el proyecto pretende "homogeneizar las redes de salud de Europa", en palabras de Molina, para identificar patrones y aspirar a un sistema culturalmente competente

Según han explicado Molina, por lo general la población inmigrante es un "colectivo saludable" y las enfermedades más frecuentes son atribuidas a la falta de acceso a sistemas de vacunación, como también enfermedades como la tuberculosis, la hepatitis y enfermedades tropicales como la malaria.