Barcelona es una ciudad puntera en oftalmología. Así lo ha dejado patente, una vez más, el principal líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni, que ha visitado esta semana la capital catalana para tratarse de la lesión en un ojo, causada por un agresión sufrida a finales de abril en Moscú.

Navalni, que pretende disputar la presidencia a Vladímir Putin en 2018, fue operado este lunes en el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO), un centro privado de referencia en operaciones quirúrgicas oftalmológicas. "La visión sólo se restablecerá en unos meses y por ahora con el ojo derecho solo veo una parte", ha escrito este martes el líder opositor en su cuenta de Instagram, donde ha colgado una fotografía con el ojo enrojecido.

El político ruso sufrió el pasado 27 de abril el ataque de un individuo en Moscú, que le lanzó un colorante químico verde en la cara, provocándole quemaduras faciales y la pérdida de un 80% de la visión en el ojo derecho.

En su cuenta de Instagram, Navalni asegura que "Barcelona es uno de los centros europeos de la oftalmología" y bromea sobre su operación: "Los médicos han rechazado tajantemente mi petición de instalarme visión infrarroja o rentgen". 

Navalni pudo viajar a Barcelona después de que las autoridades rusas le concedieran, de forma inesperada, un pasaporte. El político de 40 años, conocido por sus investigaciones sobre la corrupción de la élite rusa, está inhabilitado a concurrir a las elecciones por una condena por delitos de carácter financiero. Una sentencia, según él, motivada por razones meramente electorales.