Un autobús antiguo en desuso de TMB será reconvertido por el Ayuntamiento de Barcelona en una sala de dentista infantil, en la que se revisarán los dientes de los alumnos de todas las escuelas públicas de la capital catalana. La comisionada de Salud del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa, ha explicado, en una entrevista a Efe, que el autobús "será tuneado y adaptado" a su nuevo uso, con sillas de dentista para que cumpla las funciones de una verdadera consulta en la que hacer diagnósticos de la salud dental de los escolares barceloneses.

"Se trata -ha indicado Tarafa- de que las revisiones se hagan en condiciones y sin prisas, que los niños estén a gusto y que el diagnóstico pueda tener un seguimiento, en el caso de los alumnos con menos recursos, a través del servicio de la mutua del ayuntamiento PAMEM". Tarafa ha precisado que, actualmente, el 60% de los niños escolarizados en escuelas públicas y concertadas se someten a una revisión de sus dientes, y que lo que se quiere es llegar al cien por cien de los alumnos de estos centros.

LAS CONSULTAS, A PARTIR DE OTOÑO

Por el momento, "el bus de los dientes" empezará su recorrido previsiblemente a partir del próximo otoño en los distritos de Nou Barris, Ciutat Vella, Sant Andreu y Sant Martí de Provençals, para ir extendiendo paulatinamente las revisiones dentales a los otros distritos de la ciudad. El autobús de los dientes será cedido por Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), que lo donará al Instituto Catalán de la Salud (ICS), mientras el ayuntamiento de la ciudad realizará la adaptación para que sea un espacio con todos los requisitos profesionales y también un lugar agradable para los menores.

Esta experiencia pretende que los niños con menos posibilidades económicas puedan disponer de una revisión dental, con un seguimiento posterior en el servicio de Odontología que se quiere abrir para los barceloneses con menos recursos económicos, cuando se complete el traspaso de los afiliados de la mutua municipal PAMEN al CatSalut. Este traspaso fue acordado el mes de abril pasado con el departamento de Salud de la Generalitat. El PAMEM fue creado por el ayuntamiento de Barcelona el año 1950 para ofrecer asistencia sanitaria a sus funcionarios, y actualmente acumula una deuda de más de veinte millones de euros.