Jaque mate a la gestión de la Unión Temporal de Empresas (UTE) INGESAN (filial de OHL Servicios) y ASPROSEAT por la gestión de cinco geriátricos en Barcelona. Las continuas manifestaciones, quejas y denuncias de los familiares han conseguido que la Generalitat, titular del servicio, haya anunciado que no prorrogará el contrato a la compañía adjucataria a finales de año. Asimismo, la conselleria de Treball, Afers Socials y Famílies se ha suspendido de forma cautelar la gestión de la residencia El Molí Via Favència.

El departamento que dirige la consellera Dolors Bassa prepara un nuevo concurso para delegar el próximo año la gestión del geriátrico El Molí así como de Mossèn Vidal i Aunòs; Bon Pastor; Alchemika; Bertran i Oriola. Hasta entonces, la conselleria ha anunciado que “de forma inmediata” se incorporará un tercer gerocultor por planta en los cinco centros para atender a una media de 28 ancianos por piso. “La medida de urgencia se hará efectiva a mediados de julio”, ha explicado la Conselleria en un comunicado. El coste, según el Govern, lo asumirán de manera compartida la Generalitat y la UTE vinculada a OHL.

mani resis1
Familiares a las puertas de la Generalitat / M.S.

GANANCIAS DE LA UTE Y LA GENERALITAT

En cuanto a la suspensión cautelar de la actividad en El Molí, la Generalitat reconoce haber detectado irregularidades por el servicio de inspección. El departamento ha abierto un expediente sancionador y ha iniciado el proceso para que la segunda compañía mejor valorada en el concurso se haga cargo de la gestión.

A pie de calle como en los despachos, las familias llevan denunciado esta situación desde hace meses con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. Aseveran que la UTE llegó inlucso a presentar ofertas un 15% inferior del precio fijado. Por su parte, según los familiares, Generalitat ha ganado un millón de euros adjudicando a INGESAN y ASPROSEAT la gestión.

Ante esta situación, fuentes de la UTE anuncian que presentarán alegaciones y que contemplan tomar las medidas legales oportunas contra la decisión del gobierno catalán. Las mismas fuentes explican a este diario que desde la UTE se ha cumplido estrictamente con los ratios establecidos por la Generalitat, los mismos que desde que ganaron el concurso en 2016, consideraron insuficientes.

Aseveran que se trasladó a la Generalitat que cunmplir con lo establecido en el contrato era insuficiente y que se debía redactar un nuevo concurso con unas nuevas condiciones. Los mismos interlocutores inciden en que en el último año han invertido 148.000 euros extras y que se tendrían que sumar otros 289.000 euros para mejorar el servicio. Pero ahora, todas esas explicaciones no sirven de nada.

Exterior de la residencia Mossèn Vidal i Aunòs / M.S.
Exterior de la residencia Mossen Vidal i Aunós / M.S.

LA LUCHA DE LAS FAMILIAS

Las familias llevaron hasta el despacho del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, sus denuncias. Como ha explicado en reiteradas ocasiones a este medio la portavoz de las familias, María José Carcelén, desde que esta UTE ganó el concurso, el ratio de personal cayó de los tres gerocultores a los dos por planta y que la calidad de la atención a los 494 ancianos así como de las instalaciones había ido a peor.

Las familias, unidas en una Coordinadora, han denunciado situaciones de gravedad como la falta de higiene de los ancianos durante todo el día, la ingesta equivocada de medicación,  familiares que se han encontrado a ancianos manchados de sangre en sus habitaciones o llagas por la falta de cambios posturales.

mani resis 2
Concentración de familiares ante la Generalitat / M.S.

ESPECULACIÓN

Asimismo, en su lucha tanto han constatados que había hay un profesional por cada 14 residentes cuando las familias piden, como mínimo, un profesional por cada ocho ancianos. A ello se suma falta de material como toallas, cubiertos o pañales y “el material totalmente deteriorado como sillas para duchas o sábanas”, según los familiares.

"Lo que nosotros decimos es que vienen a especular. Se ha acabado el ladrillo y ahora especulamos con los abuelos. Las cosas son así de claras, la constructora OHL ha venido a especular”, sostenía Carcelén en un acto de protesta celebrado el 15 de junio en la plaza Sant Jaume.

Hoy, todas esas pitadas, firmas y carteles han conseguido cambiar el rumbo de gestión de cinco residencias públicas cuestionadas.