Flexibilizar y ampliar los horarios de las guarderías municipales para mejorar la conciliación. Este será uno de los puntos que se tratarán en el "debate ciudadano" que ha abierto el Ayuntamiento para renovar los servicios educativos para los menores de 0 a 3 años. Junto a los diferentes actores del sistema educativo, el consistorio pretende "repensar" las Escoles Bressol Municipals (EBM) y actualizar otros servicios complementarios, como los espacios familiares o los de crianza. 

Barcelona tiene "un modelo de excelencia educativa pero no está dando respuesta a los ciudadanos", ha reconocido este jueves Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales. Con el propósito de debatir cómo deberían ser "las guarderías del siglo XXI", el Ayuntamiento abrirá una plataforma digital para que los ciudadanos aporten sus sugerencias.

El consistorio se plantea adaptar los horarios de las EBM para dar respuesta a las nuevas demandas de las familias y contribuir a la equidad de género en el acceso al mercado laboral. "Tenemos que hacer un debate sobre los horarios y escuchar lo que quieren los ciudadanos. No proponemos tener a los niños 12 horas en la escuela, pero la poca flexibilidad actual deja fuera a muchas familias”, ha explicado Ortiz, que ha puesto el ejemplo de las madres monoparentales.

Laia Ortiz y Miquel Àngel Essomba en rueda de prensa / AM

Además de los horarios, se revisará el sistema de ratios de profesores y el criterio de admisión de los niños. También se estudiará la necesidad de abrir las guarderías por la tarde para actividades infantiles del barrio, así como situar puntos de asesoramiento pedagógico a las familias en estos centros.

"Defendemos que la franja de 0 a 3 años es una etapa plenamente educativa, frente a otros que consideran que solo se trata de custodiar y guardar a los niños", ha señalado Miquel Àngel Essomba, comisionado de Educación de la ciudad.

EL DEBATE DURARÁ UN AÑO

La revisión del modelo educativo arranca este viernes con una jornada de expertos, profesionales, familias y entidades; pero no será hasta principios de 2018 cuando el Gobierno municipal espera fijar medidas y establecer un calendario concreto. Uno de los principales retos es dar respuesta a distritos como Ciutat Vella, donde la escolarización de los menores de 0 a 2 años no llega al 27%, frente al 58% de Sarrià o Les Corts.