Solo 36 familias barcelonesas de un total de 4.947 eligieron el apellido de la madre por delante del del padre en julio, el primer mes sin preferencia. Desde que entrara en vigor, el pasado 30 de junio, el artículo de la reforma del Registro Civil referido al orden de los apellidos, el 99,27% de los bebés nacidos en la provincia de Barcelona han recibido el primer apellido de su progenitor, unos datos que incluso son inferiores al de los meses previos.

En Catalunya nacieron un total de 6.634 bebés en julio y solo 44 familias decidieron ponerle el apellido de la madre, lo que representa un escaso 0,66% del total. La provincia de Barcelona, con 36 familias (un 0,73%), encabeza el cambio de apellidos en Catalunya, seguida de Girona (4 bebés y un 0,6%) y Tarragona (3 bebés y un 0,6%). En Lleida solo una familia decidió anteponer el apellido de la madre de los 376 nacimientos registrados. 

En junio, un total de 84 familias catalanas priorizaron a la madre (1,48%), más del doble que en julio, mientras que en mayo fueron 60, un 0,84%. Unos datos que arrojan que la reforma del Registro Civil no ha potenciado, de momento, un cambio en los hábitos tradicionales de las familias.

TENDENCIA AL ALZA

A pesar de los datos registrados en julio, la evolución en el cambio de apellidos es positiva. Así, en 2010 se contabilizaron en Catalunya 343 bebés con el primer apellido materno, por los 715 en 2016. De nuevo, la provincia de Barcelona es la que lidera este aumento, con 578 el pasado año, seguido de Girona (60) Tarragona (41) y Lleida (36). En total, son 4.115 los nacidos desde 2010 hasta 2016 con anteposición materna.