En febrero de 2016, Manuel Barbero inició su particular cruzada contra los Maristas por los abusos sexuales que su hijo había sufrido durante años en el colegio de Sants- Les Corts. Pero no estaba solo. Barbero consiguió que otros tres casos salieran a la luz y juntos hicieran declarar ante el juez al principal acusado: el exprofesor Joaquim Benítez. Un año después, a las 4 denuncias iniciales se suman otras 13 contra Benítez.

El paso que dio Barbero permitió que afloraran un total de 43 denuncias contra 12 docentes de los Maristas en Sants-Les Corts y de la Inmaculada, del centro situado en el Eixample y del de Badalona.  A día de hoy, la mayoría de casos han prescrito, Benítez sigue en libertad y la institución docente no ha sido sancionada a pesar de protagonizar el caso documentado de pederastia escolar más grave de España. De todo ello, hemos hablado con Barbero.

¿Para cuándo está previsto el juicio contra el pederasta Joaquim Benítez?
Todavía no hay fecha. Nos dijeron que iba a ser durante el verano, pero ahora nos dicen que, seguramente, hasta el año que viene nada porque el juez ha tardado seis meses en cerrar la causa.

¿Cómo valora la actuación judicial realizada hasta la fecha?
Creo que el juzgado de instrucción número 6, que ha sido el que ha llevado el caso, no ha hecho lo suficiente. No les ha interesado dónde se produjeron las agresiones ni cómo se produjeron y no han llamado a nadie a declarar más allá de las cuatro víctimas. Ya les pareció bien que Benítez se declarara culpable, pero imagínate que llegamos al día del juicio y dice que todo era mentira. Entonces, ¿qué tendremos? Nada. Desde mi punto de vista, no se ha trabajado en el camino correcto.  

A finales de febrero usted intervino en el pleno municipal de Les Corts para preguntarle al equipo de gobierno si se había aplicado alguna sanción contra Los Maristas. ¿Se ha hecho algo?
Nada porque no la quieren sancionar.

¿Por qué?
Porque se está protegiendo a la institución. Los Maristas es una orden que tiene muchos centros educativos y no se le puede quitar el concierto. Imagínate qué pasaría con todas esas plazas, ¿las absorbería la pública que está hasta los topes?

Exterior del colegio Maristas en Sants
                                                                                   Exterior del colegio Maristas en Sants

¿Cree que finalmente será sancionada?
En un principio, dijeron que así sería en el caso de ser condenada, pero de aquí a que pase quizás este gobierno ya no estará ahí y no tendrá que tomar esa responsabilidad. No tendrá que tomar una decisión incómoda. En eso han sido inteligentes.

Pero son muchas las evidencias...
Hay tantísimas pruebas, hay víctimas, hay declaraciones de tres pederastas confesos… La administración como tal tendría que haber actuado y haber sancionado desde el primer momento.

Cuando habla de administración, ¿a quién se refiere exactamente?
A la Generalitat y al Ayuntamiento. El consistorio sí que se personó, pero más allá de eso ¿qué es lo que han hecho? Según ellos, han realizado charlas junto con Vicki Bernadet (asociación para la atención y prevención de abusos sexuales) e hicieron una declaración que decía: En Barcelona, tolerancia cero sobre el abuso y el maltrato infantil. Pero me gustaría saber qué es lo que ha quedado de todo eso.

Desde que se destaparon los casos hasta el día de hoy, ¿la Generalitat o el Ayuntamiento se han puesto en contacto con ustedes?
No. En todo caso nosotros con ellos.

Entonces, cuándo fue al pleno municipal, ¿hacía mucho que no se veían?
Quizás hacía 8 o 9 meses. En todo este tiempo no ha habido ningún contacto. Y eso que yo represento a entre 30 y 40 víctimas.

¿Qué espera de la administración?
Que tome nota de los errores y que despliegue la ley 14/2010 de protección al menor. Tan solo la ha desarrollado al 50% y no está dotada económicamente, lo cual es una hipocresía total. También es necesario trabajar en el acompañamiento de las víctimas y en el hecho de que poner una denuncia no sea tan farragoso… La administración tiene muchísimo trabajo por delante, pero no pretendo masacrar a la administración sino trabajar con ella, así de claro. Contra el maltrato y el abuso hay que trabajar unidos.

¿Qué esperan que suceda después del juicio?
Esperamos que a Benítez le caigan muchos años y que se cambie el sistema de detección, de prevención y el de atención a la víctima.

A raíz del rosario de denuncias crearon la asociación que usted preside, Mans Petites. ¿Cuál es su objetivo?
Queremos ofrecer atención psicológica a las víctimas o a los padres y también formación. Ahora estamos montando el equipo con unos 12 voluntarios. También vamos a hacer una campaña de difusión sobre el tema de los abusos sexuales con una empresa que montará urnas solidarias en 9 puntos de Barcelona y Girona para recaudar fondos. Ya tenemos un local (en Hospitalet) que cogimos hace dos meses, pero todavía tenemos que habilitarlo.

Y todo esto lo están haciendo desde la asociación.
Sí, sí, sin recursos. Y con toda la difusión que hicimos el año pasado hemos conseguido que aumentaran un 43% las denuncias por abuso sexual en Barcelona. Todo ello por insistir en denunciarlo.