El salón de la ciudad se abre a todo el mundo. El Consell de Cent se llena de vecinos y turistas. Desde la mañana de este sábado, el Ayuntamiento de Barcelona ha abierto sus puertas para que los ciudadanos vuelquen sus sentimientos y emociones en los libros de condolencias. Tal como ha expresado al alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, esta se trata de una forma de canalizar el dolor para después volver a salir a la calle “con más fuerza”.

En absoluto silencio, la primera página del libro conmemorativo la ha estampado la propia alcaldesa, ha quien le ha precedido la consellera de la Generalitat, Meritxell Borràs. Más tarde, han sido los presidentes de cada grupo político municipal quienes han expresado en letra sus emociones. Como ha resumido Colau, al fin y al cabo se trataba de plasmar como “nuestros sentimientos son con familiares de las víctimas mortales, las personas heridas y especialmente con las más críticas que están luchando por su vida”.

MÁS BARCELONESES EN LA RAMBLA

Colau ha querido constatar que a lo largo de esta mañana ya se ha encontrado con “más barceloneses de lo habitual” en La Rambla. “Es una rambla que siempre ha estado repleta de vida; sentimos que nos han golpeado a todos, porque la rambla es nuestra calle”, ha enfatizado. Una arteria de vida por la que ha pedido volver a pasear, pisar y recuperar: “Esta ciudad tiene la fortaleza para salir más fuerte que nunca”.

La alcaldesa ha admitido sentirse desbordada a la hora de agradecer el papel de la ciudadanía: “No tengo suficientes palabras de agradecimiento como alcaldesa”, ha señalado. En su opinión, ayer todo el mundo “hizo una demostración de fuerza” a la hora de llenar la plaça de Catalunya y sus calles adyacentes en el minuto de silencio. “No tenemos miedo; Barcelona es una ciudad de paz, abierta al mundo y seguiremos siendo así con más fuerza que nunca”, ha insistido.

Por su parte, la consellera Borràs ha destacado la “solidaridad” entre las administraciones y ha aplaudido la iniciativa del Ayuntamiento a la hora de ofrecer los libros de condolencias al público. Tal como ha recordado la consellera, esta se trata de una de las mejores formas de expresar “el calor y la proximidad a las víctimas”. Posteriormente, la presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa, ha trasladado a al alcaldesa “el pésame y el apoyo de todos los alcaldes de la demarcación”, compuesta por un total de 311 municipios.

Los líderes de la oposición estampan sus mensajes en el libro de condolencias / DGM
Los líderes de la oposición estampan sus mensajes en el libro de condolencias / DGM

LA OPOSICIÓN POLÍTICA SE HACE UNA

Los distintos grupos municipales de la oposición también han querido expresar su más sentido pésame a familiares, víctimas y amigos. En palabras de Jordi Martí (grup Demòcrata), ahora es el momento para que “la ciudadanía invada las calles de civismo y paz” y así “desterrar los discursos del odio”. Desde C's, Carina Mejías ha recordado la necesidad de “sobreponernos y salir adelante", mientras que Alfred Bosch de ERC ha señalado la necesidad de evitar “las polémicas estériles”.

Por último, el presidente municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, ha hecho una llamamiento a “centrarnos en lo esencial: atender a víctimas y familiares”, aunque ha pedido al Ayuntamiento que refuerce las medidas de seguridad en la vía pública con nuevos bolardos o maceteros. Por parte de la CUP – Capgirem Barcelona, Maria José Lecha ha recordado como éste “fanatismo religioso” es el que provoca “olas de personas refugiadas”, ya que “sufren diariamente” ataques como el de Barcelona.