Barcelona, y muy especialmente la familia perica, se ha despertado este sábado con la peor de las noticias. Javier Sáenz, figura clave en la historia reciente del RCD Espanyol, ha fallecido de forma repentina a los 63 años en el Hospital Can Ruti por un problema en el corazón.

Sáenz desarrolló la mayor parte de su vida profesional en el Espanyol desde que en 1994 se incorporara a la entidad blanquiazul para dirigir el área de Imagen y Comunicación. 

Miembro de una reconocida saga perica (su abuelo fue presidente de la entidad entre 1948 y 1958), ocupó diversos cargos de responsabilidad como ejecutivo del club (Relaciones Públicas, Director de Compras, Recursos Humanos) y como Director General de la Fundació del RCD Espanyol.

Hombre de confianza de José Manuel Lara Bosch, Sáenz vivió en primera línea los episodios más destacados de la entidad blanquiazul en las últimas dos décadas; como el traslado de Sarrià al Estadi Olímpic (1997), el centenario del club (1999), las copas del Rey (2000 y 2006) y la inauguración del nuevo Estadio de Cornellà - El Prat (2009).

En 2015 dejó el club de sus amores para incorporarse a Prisma Publicaciones (Grupo Planeta) como Director de Relaciones Externas, donde impulsó la creación de nuevas áreas de negocio dentro del grupo editorial.