La baja por maternidad de Ada Colau ha provocado que su número 2, Gerardo Pisarello, deba dar un paso al frente. Él será el alcalde accidental de Barcelona, hasta que Colau se reincorpore. Pero... ¿Quién es Pisarello? El barcelonés de origen argentino (Tucumán, 1970) ha sido una pieza clave en el éxito del proyecto político que hoy gobierna la ciudad. De hecho, él es su cerebro. Su alma mater. Gerardo Pisarello liderará durante unas semanas el proyecto del cual es progenitor.

Ser alcalde (accidental) de Barcelona representará una prueba de fuego para quien fuese profesor de Derecho Constitucional en la Universitat de Barcelona. Lo suyo nunca han sido los atriles, sino las bibliotecas y los espacios de investigación. La segunda línea forma parte de su carácter. En el Observatori DESC, Pisarello ya fue vicepresidente durante una década. Luego, volvería a situarse detrás del telón para impulsar el Procés Constituent, plataforma en la que sus visibles fueron Teresa Forcades y Arcadi Oliveres. Ser máximo responsable nunca ha sido su objetivo.

ALCALDE ACCIDENTAL, PERO SIN PODERES ABSOLUTOS

Que desde hoy jueves haya asumido la alcaldía accidental no significa que haga y deshaga a su parecer. El Gobierno municipal ya tiene una hoja de ruta muy marcada. Las líneas están planificadas. Pisarello solo deberá actuar como bombero en caso de incendio. Hoy por hoy, sin embargo, no hay previsión de terremoto político. La decisión de les Glòries ya está tomada; los bloques del carrer de Llull han dejado de temblar y el próximo pleno de este viernes tampoco será crucial para el futuro de la ciudad. Además, cabe destacar que otras cuestiones que atizan al equipo de Gobierno (como la huelga del metro), están bajo la batuta de sus correspondientes tenientes de alcalde.

Aún así, es relevante como el paso al frente de Pisarello dará un perfil más técnico a la senda ejecutiva, en lugar del carácter vehemente que le aporta la alcaldesa. El mensaje es el mismo, pero cada uno lo pronuncia con su particular tono. Los titulares que da Colau tienen intencionalidad; Pisarello, en cambio, prefiere camuflarlos entre sus explicaciones. La verbalización directa se retira temporalmente para dar paso a la técnica académica. Aún así, es evidente que la máxima confianza que les une continuará fraguándose entre llamadas y whatsapps.

UNA BIOGRAFÍA MARCADA DESDE LA INFANCIA

Es cierto que Pisarello no tiene el carácter de Colau. No es tan tajante ni suele dejarse ver por platós de televisión. Su labor es más mecánica; la de engrasar la maquinaria de Barcelona en Comú y, en general, el proyecto político de la izquierda alternativa catalana. La labor de sustituir a su compañera difícilmente cambiará su 'savoir faire'. Mientras que Ada Colau tiene en la puerta de su despacho un cartel donde dice “No oblidem mai qui som i per què som aquí”, la vida ya marcó en este sentido al teniente de alcalde.

Con solo 5 años, Gerardo vio cómo a su padre, político y abogado del Partido Radical argentino, se lo llevaban de casa un grupo de entre ocho y nueve encapuchados. Poco tiempo después, su cuerpo asesinado apareció en otra provincia. Se podría decir que él fue uno más de los 30.000 desaparecidos y torturados por el Golpe de Estado. Su hijo, sin embargo, ahora traslada su biografía al frente de uno de los más potentes 'Ayuntamientos del cambio'. Pisarello toma el mando.