La presión política y social ha surtido efecto y el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha decidido relevar al frente de la parroquia de la Immaculada Concepció de L'Hospitalet de Llobregat al polémico cura Custodio Ballester, que en junio pronunció una homilía en contra de la homosexualidad y que también ha acogido actos de extrema derecha en su iglesia.

Ballester ha explicado que el arzobispo Omella le ofreció completar sus estudios teológicos en el Instituto Bíblico de Jerusalén o en el Instituto Católico de Lyon, pero que él optó por pedir un año sabático para completar su tesis doctoral y atender a su madre. "Creo que don Juan José me ha querido preservar de las posibles dificultades suscitadas por las diversas tensiones sociopolíticas y también pastorales que se viven en la archidiócesis y que podrían afectar a mi ministerio sacerdotal", ha manifestado Ballester en un comunicado público.

RELEVO EN SEIS ZONAS PASTORALES

Fuentes del Arzobispado de Barcelona han informado de que esta semana está previsto que Omella firme un decreto de nombramientos de altas y bajas en las parroquias de las seis zonas pastorales de Barcelona en el que podría incluirse el relevo de Ballester. En una misa celebrada el pasado 24 de junio, el cura de la parroquia de la Immaculada Concepció de L'Hospitalet de Llobregat afirmó que la homosexualidad es un "pecado gravísimo".

El sacerdote había protagonizado anteriormente otras polémicas por los actos de extrema derecha celebrados en su iglesia y los desfiles de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios durante la Semana Santa, que habían motivado que el Ayuntamiento de L'Hospitalet solicitara al arzobispado el traslado de Ballester. La Dirección General de Igualdad de la Generalitat abrió diligencias por el discurso contra la homosexualidad del cura, pero finalmente dejó las palabras de Ballester sin sanción.