"La discapacidad está en el cerebro, no en el cuerpo", afirma el presidente de la Asociación Mundial de Pintores con la Boca o el Pie (APBP) en España, Ricardo Charfolé, que mañana inaugura en Barcelona una exposición con obras de 36 países, coincidiendo con el 60 aniversario de la entidad.

La exposición, que estará abierta al público en la sala Marqués de Comillas del Museo Marítimo de Barcelona hasta el próximo 17 de abril, reunirá más de 200 obras de artistas de todo el mundo pintadas con la boca o los pies.

Además, con el fin de dar a conocer la asociación, dos artistas pintarán en directo en la Plaza Gaudí, frente a la Sagrada Familia, y otro lo hará en la Avenida de la Catedral entre las 11 y las 13 horas de mañana, 12 de abril.

El presidente de la APBP en España, Ricardo Charfolé, ha explicado que la pintura se utiliza de forma terapéutica: "buscamos que los artistas tengan una ocupación durante todo el día y que se dediquen profesionalmente a la pintura".

Sin embargo, es difícil hablar de un método de trabajo de los pintores que se sirven de los pies o de la boca para sujetar el pincel, puesto que "hay muchos artistas y cada uno tiene sus propias discapacidades, algunos pueden caminar y otros están tumbados en una cama".

636276035689445884

RECHAZAN SUBVENCIONES

"Nosotros creemos que aún siendo discapacitado físico puedes competir, con mucho esfuerzo, con las personas que no tengan discapacidad física", ha destacado Charfolé. Por ese motivo, desde la asociación reivindican que "no se debe considerar al discapacitado como una persona inferior que debe vivir de las ayudas".

En este sentido, la APBP rechaza las subvenciones en todos los países en los que está presente "porque nuestro propósito es poder ser plenamente independientes".

"La asociación se financia exclusivamente con la venta de reproducciones de los cuadros de los artistas en diferentes formas", ha explicado Charfolé, que ha subrayado que son conocidos por las tarjetas de Navidad, su primer producto.

La asociación la fundaron en 1957 un grupo de pintores discapacitados físicos para comercializar sus obras para poder vivir de su arte, y desde entonces la APBP se ha extendido a 78 países de todo el mundo y cuenta con 815 artistas, divididos entre becarios y miembros.

AUMENTAR EL NÚMERO DE ARTISTAS

"Nuestro objetivo es seguir aumentando el número de artistas", ha dicho Charfolé, ya que cualquier persona que haya perdido el uso de las manos, a causa de una enfermedad o discapacidad, puede unirse a la APBP.

Los becarios aprenden a pintar en academias de pintura o con profesores particulares gracias al apoyo económico de la asociación, y cuando alcanzan un nivel artístico alto pueden convertirse en miembros, que gozan de un sueldo mensual de por vida, incluso si han dejado de pintar por culpa de su discapacidad.

La APBP aprovecha que cerca de 140 de sus artistas se hallan en Barcelona para celebrar desde hoy su asamblea anual, en la que se elegirá a dos nuevos miembros de la junta directiva y se discutirán nuevas estrategias para seguir recaudando fondos.

En este sentido, el presidente de la APBP en España ha afirmado que en los últimos años han notado una disminución de ingresos "por la caída de la tarjeta de Navidad", y por ello "se tratarán las posibles líneas de trabajo que llevar a cabo a partir de ahora".