El abogado de Fèlix Millet, Abraham Castro, ha criticado que la Fundació del Palau de la Música, acusación particular en la causa del caso Palau, tiene distintas baras de medir a la hora de pedir condenas en el caso del Palau. Castro ha acusado a la actual dirección del orfeón catalán "ignorar cuando no encubrir" el presunto cobro de comisiones de CDC a Ferrovial a través de la institución cultural.

En su informe final del juicio, el abogado de Millet ha señalado que "nunca me había encontrado una causa donde las defensas confiesan algo que las acusaciones encubren". En este sentido, Castro ha apuntado directamente a la actual presidenta de la institución, Mariona Carulla, que era vicepresidenta en la época del expolio.

Castro ha lamentado en la sesión de este martes del juicio del caso Palau que los responsables de la institución no acusen a CDC y, en cambio, pidan "penas absolutamente draconianas" de más de ochenta años de cárcel para Millet, Montull y la hija de éste y entonces directora financiera de la institución, Gemma Montull.

El caso Palau está dividido en dos ramas. Por un lado el expolio de la institución por parte de Millet y de su 'número dos' Jordi Montull y, por otro, el supuesto cobro de comisiones de CDC, sobre el que los abogados del Palau ha evitado formular acusación. La Fiscalía sostiene que CDC cobró al menos 6,6 millones de euros de donaciones ilegales de Ferrovial a través de la entidad, que la constructora supuestamente pagaba al partido a cambio de concesiones de obras públicas desde instituciones que controlaban.

Mientas los acusados, Millet, Montull y su hija, han reconocido los pagos de comisiones a a CDC, los exresponsables de Ferrovial acusados lo han negado. El fiscal Emilio Sánchez Ulled se apoya en la versión de los exdirectores del Palau y en otras informaciones para considerar este desvío de fondos al partido.