El referéndum secesionista del 1 de octubre está muy tocado. Este martes, la Fiscalía Superior de Cataluña ha ordenado a los Mossos d'Esquadra que precinten, antes del próximo sábado, las escuelas designadas para acoger las urnas e impedir que se pueda votar en la calle, en un "radio de seguridad" de 100 metros alrededor de esos centros.

En una orden dirigida al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, la Fiscalía pide las máximas garantías para que los ciudadanos no puedan acceder a los locales que deben acoger las urnas. El objetivo, según informa EFE, pasa por evitar que se constituyan las mesas electorales mediante un "amplio dispositivo" policial.

La instrucción, que se ha notificado este martes a la policía catalana, establece que, en el marco de sus competencias, los Mossos d'Esquadra "podrán requerir el auxilio y colaboración de las policías locales" . De no ser suficiente, también podrán pedir apoyo a los efectivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

PRECINTADO “VISIBLE Y EFECTIVO”

La orden recalca a la policía catalana que deberá garantizar, mediante un precintado "visible y efectivo", el control de los locales designados como puntos de votación, "con antelación suficiente y en todo caso antes del día 30 de septiembre". Los Mossos, asimismo, deberán desalojar a las personas que estuvieran en los locales, tras identificar a los responsables.

Por orden de la Fiscalía, los Mossos d'Esquadra deberán incautarse de los "efectos e instrumentos destinados a facilitar la votación, especialmente urnas, equipos informáticos, papeletas y documentación o propaganda electoral". La policía autonómica también deberá notificar las incidencias que se registren al ministerio público.

Los Mossos, sostiene la Fiscalía, tendrán que "garantizar la no constitución de las mesas" que los organizadores del referéndum quieren montar a partir de las 7:30 horas, mediante un "amplio dispositivo policial" que se desplegará con suficiente antelación para impedir el acceso a los puntos de identificación.

LOS PUNTOS DE VOTACIÓN

La Fiscalía exige a los Mossos que, antes de las 9:00 horas de la jornada del referéndum, le den "cuenta detallada de los puntos de votación que se encuentren debidamente cerrados y también de aquellos que hayan sido ocupados por personas con intención de proceder a formalizar la votación".

Para impedir la consulta, la instrucción indica a los Mossos que pidan refuerzos a policías locales y, en caso de ser insuficientes, a la Policía Nacional y la Guardia Civil, "sin perjuicio de que esta Fiscalía emita, en ese contexto, las órdenes e instrucciones procedentes".

La Fiscalía ha dictado esta instrucción para los Mossos, el día siguiente de que el mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero, le enviara un escrito para expresar su desacuerdo por haber sido apartado de la coordinación del dispositivo policial del 1-O, en el que lamentaba la falta de "concreciones" en las órdenes del ministerio público a la policía catalana para impedir el referéndum.